Obra de teatro corta sobre los sueños y la amistad. Es un guión de obra sencilla para representar por 3 personajes.



Soñar es posible

Título: “Soñar es posible”

3 personajes:

1.- Carlos: Joven soñador, que tiene una gran idea y sueña con comercializarla.

2.- Santiago: Amigo de Carlos pesimista y temeroso a los retos.


3.- Sebastián: Tercer amigo que no cree en los sueños y se burla de las ilusiones de Carlos.

ACTO I

Ambientación: Salón de estar donde se encuentra una mesa, sillas y una computadora.

Introducción: Carlos está concentrado en la computadora cuando entran Santiago y Sebastián.

Santiago (acercándose a Carlos  y realizando un juego de manos a manera de saludo): ¿Cómo estás hermano, que te tiene tan concentrado?

Sebastián (dando dos palmadas en el hombro de Carlos y asomándose a ver lo que hace en la computadora): ¿Que estará inventando hoy el señor cerebrito?

Carlos (sonriendo sin despegar la vista de la pantalla): ¿Cómo están amigos? Esperen, estoy terminando una súper idea ¡con esta si voy a hacerme rico!

Sebastián: ¿otra vez tú y tus ideas? ¿Hasta cuándo sueñas con esas cosas imposibles?

Carlos No son imposibles, yo sueño con vender alguna de mis ideas y ganar mucho dinero.

Santiago (halando una de las sillas y sentándose, mientras pone la mano en su quijada) ¿Y no te da miedo perder tanto tiempo en esas ideas y al final no lograr nada? El tiempo no se recupera amigo y tu pierdes mucho soñando, además ¿cómo contactas a alguien que te ayude a vender esas ideas?


Carlos (ya algo molesto): ¡Bah! ustedes son aves de mal agüero ¿quieren dejarme solo? Necesito comunicarme con alguien a quien le voy a ofrecer mi última creación, un juego que va a estar espectacular, y cuando este forrado en plata, no los quiero a mí alrededor como si me apoyaron mucho.

Sebastián (riéndose mientras empujaba suavemente a Santiago hacia la salida): Tú estás loco, vamos Santiago, dejemos que el nerds siga soñando con hacerse rico, de los sueños no se vive iluso ¡despierta!

Ambos salen del lugar y Carlos vuelve a concentrarse en su trabajo.

ACTO II

Ambientación: Mismo salón donde se habían reunido anteriormente.

Introducción: Carlos con cara de asombro lee algo en la computadora, se levanta y toma el teléfono móvil para llamar a sus amigos.

Carlos (Con cara de asombro y alegría): Santiago amigo ¿pueden venir a mi casa? Tengo algo que contarles ¡pero es ya! vengan pronto… Ok, los espero.


Mientras sus amigos llegaban, Carlos se pasea con el móvil aun en la mano, de un lado a otro con una sonrisa en la cara, sin saber ¿qué hacer? ni como ocultar su alegría. Sus amigos interrumpen sus movimientos al entrar.

Sebastián (Con un dejo de fastidio): ¿Ahora que paso Carlos? Nos hiciste venir corriendo, ojala no sea otro de tus sueños bobos y nos hayas hacho dejar de hacer lo que hacíamos para escucharte.

Santiago (más comprensivo que Sebastián): No hagas caso, cuéntanos ¿Qué sucede?

Carlos (mirando a ambos con una sonrisa en la cara y tardando en emitir palabra) hmm, ¿cómo se los digo?

Sebastián (ya obstinado) ¿y si pruebas diciéndonos y ya? Deja de perder tiempo Carlos, termina de contarnos tu último sueño, que nosotros estábamos en los videos juegos pasándola muy bien.

Santiago (calmando a Sebastián) Déjalo que hable, por su cara es importante lo que va a decir ¿o no Carlos? Por tu bien, más te vale que sea así.

Carlos (sin perder su cara de asombro y la sonrisa en su cara): ¡lo logré! Van a comprar mi juego, mi sueño, me avisaron hace un rato que lo harán y voy a ganar mucho dinero.

Sebastián (incrédulo): ¿a qué llamas mucho dinero? Nadie va apagarte mucho dinero por soñar que serás rico.

Santiago (alegrándose): que bueno amigo, pero ¿no te da miedo la responsabilidad, y si no funciona?

Carlos (ya más calmado y tomando un papel de la mesa): Vamos por partes, este es el monto que me van a pagar Sebastián – acercando el papel a la cara de Sebastián-  Y no me da temor Santiago, ellos lo revisaron, harán los ajustes necesarios y yo voy a lograr mi sueño, soñar es posible, y hacer los sueños realidad también si se es perseverante ¿captaste eso Sebastián?

Los tres amigos rompen en risa, abrazándose felices mientras Sebastián responde a la pregunta de Carlos.

Sebastián: Si lo capte y creo que voy a empezar a soñar amigos.

Vuelven a abrazarse alegres por la noticia.

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *