Obra de teatro donde un hombre machista se enfrenta a problemas. Es un ejemplo de guión para 3 personajes.



Título: “Un macho muy dócil”

Autora: Clara Pérez

3 personajes:

  1. Fausto: Hombre machista
  2. Cantinero: Compadre de Fausto.
  3. Mara: Esposa de Fausto.

Único acto

Ambientación: Una cantina
Introducción: El cantinero se encuentra limpiando las mesas de la cantina que aún se encuentra cerrada, cuando llega Fausto muy animado.


 

Fausto (Hablando alto y muy animado): Hola compadre ¿Cómo me le va? Sírvame una copa que tengo la garganta seca.

Cantinero (Haciendo cara de pocos amigos): Compadre son las 11 de la mañana, la cantina está cerrada ¿no ve que estoy limpiando?

Fausto (burlándose de su compadre): Compadre parece una vieja limpiando mesas, contrate una mujer que limpie, los hombres no estamos para trapear.

Cantinero (sonriendo con desgano): Déjese de hablar estupideces compadre, que en el pueblo se dice que usted hasta tiende las camas cuando la comadre se pone fuerte.

Fausto (poniendo cara de impresionado): ¿Quién dijo eso? Yo soy un macho compadre, yo no hago cosas de viejas, eso de limpiar y oficios es para ellas, para eso las trajo Dios al mundo, pues ¡para servirnos!

Cantinero (desaprobando con la cabeza): Usted finge haberse quedado en el pasado compadre, ahora con eso del feminismo y la igualdad, la mujer limpia si quiere, sino, pone al marido, como lo ponen a usted.

Fausto (molesto): Mire compadre, mejor sírvame un trago y deje de estar repitiendo los chismes del pueblo, en mi casa mando yo, y si mi mujer no le gusta, se aguanta, cuando una mujer se casa, sabe que tiene que obedecer al marido, Sino que se quede vistiendo santos.

Cantinero (riendo ya con más ganas): Como habla estupideces compadre, seguro que viene a gastarse el dinero del mandado, yo no quiero problemas con la comadre Mara, así que mejor vaya a hacer su mandado y no venga a gastarse la plata aquí.

Fausto (subiendo el tono de voz): ¿Y quién le dijo a usted que Mara puede decirme que hacer con el dinero? Usted si se nota que su mujer lo trae con la cuerda bien corta compadre, lo compadezco.


Cantinero (burlándose): Si compadre, como le digo pues, mi mujer me trae bien sometido, al menos no me pega, eso hay que agradecerlo.

Fausto: Sírvame el trago pues ¿Va a pasar toda la mañana diciendo sandeces en vez de servirme?

Cantinero: Bueno compadre, pero no me hago responsable, si la comadre se molesta, usted se echa la culpa.

El cantinero sirve el trago y cuando ya lo acerca a Fausto entra una mujer gritando su nombre.

Mara (Gritando y en tono amenazante) ¡Fausto! ¿Me puedes decir qué demonios haces tú en la cantina?

Fausto (petrificado y con los ojos muy abiertos por el asombro, aún de espaldas contesta en voz muy baja) Amor ¿Qué haces aquí?


Mara (sin dejar de hablar fuerte y muy molesta): Eso pregunto yo, ¿Qué haces tú aquí? Yo te mande a comprar la comida para los cochinos, y en la casa hay una ruma de platos que lavar y hay que limpiar el patio, ¡Qué bello! Y el señor perdiendo el tiempo.

Fausto (tratando de recuperar la dignidad): Bueno amor, pero tú no haces nada, podías lavar los platos al menos.

Mara (indignada): ¡¿Qué?! ¿Qué dijiste Fausto? Y usted compadre de alcahueta

Cantinero (excusándose): No comadre a mí no me meta, yo estaba limpiando la cantina y el llego solo aquí.

Mara: Te pregunte ¿Qué dijiste fausto?

Fausto (asustado): Nada mi amor.

Mara (Tomando su cartera y comenzando a golpear a Fausto) Párate de ahí y vamos a la casa, sinvergüenza, ya vas a ver cuando lleguemos, ¡muévete!

Fausto se levanta tratando de cubrirse de los golpes de Mara y el cantinero riendo los ve alejarse.

Cantinero (Gritando para que Fausto lo escuche y riendo a la vez): Así es compadre, no se deje que usted es el que manda ¡es un macho!

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *