Obra de teatro en dos actos para 4 personajes. Este ejemplo es un guión sobre un matrimonio moderno y los problemas que enfrentan en la actualidad.



Título: “Matrimonios modernos”

Autora: Clara Pérez


4 personajes

  1. Amalia: madre que intenta aconsejar a su hija.
  2. Sofía: Hija recién casada quien tiene su propia manera de vivir el matrimonio.
  3. Fernando: Esposo de Sofía.
  4. Paco: Padre de Fernando.

Acto I

Ambientación: Cocina de la casa de la madre de Sofía.
Introducción: Entra Sofía a la cocina y consigue a su madre barriendo, lavando trastes, cocinando, todo a la vez.

Sofía (acercándose para besar a su madre): Hola mami ¿Cómo estás? Bueno ya te veo, como un pulpo haciendo todo a la vez.

Amalia (Besando a su hija feliz de verla): Hola hija, si haciendo todo lo que puedo porque esta tarde voy a acompañar a tu papá al médico y quiero dejar todo listo en la casa.

Sofía (asombrada): ¿Y él dónde está?

Amalia (sin dejar de moverse haciendo sus cosas): Bajó a hablar con sus amigos, desde que lo jubilaron, se va todas las mañanas a la bodega de la esquina y ahí se encuentra con ellos, regresa a la hora del almuerzo.

Sofía (más asombrada aún): ¿Y no te ayuda en nada?

Amalia (soltando la escoba para mover lo que prepara en la cocina): Las cosas de la casa son para las mujeres hija, él no se va a poner a limpiar, tienes que aprender eso, para que tu esposo no se queje.

Sofía (riendo irónica): ¿No sé qué…? ay mamá, en mi casa Fernando tiene que ayudar, si yo cocino, él lava la loza, si vamos a limpiar lo hacemos juntos, nada le cuesta meter la ropa en la lavadora.

Amalia (asombrada y negando con la cabeza): Hija pero eso no es trabajo de él, lo que vas a conseguir es que consiga una mujer que lo atienda y te deje.


Sofía (riendo de buena gana): Despierta madre, estamos en otros tiempos, la esclavitud se acabó, ahora ambos mantenemos el hogar, y ambos hacemos los oficios de la casa, ¿O yo me voy a buscar otro porque tengo que salir a trabajar y Fernando no me mantiene?

Amalia: Claro que no hija, trabajas para ayudar a tu marido a sostener el hogar.

Sofía (asintiendo con la cabeza): Exacto, y él hace algunas cosas en la casa para ayudarme a mantenerla en orden, así son los matrimonios de ahora mami.

Amalia: Que cosa tan rara, en mis tiempos eso hubiese sido casi condenado.

Sofía (riendo): Pues ahora eso es lo más normal. Voy a asomarme a ver si veo a mi papá y logro saludarlo.

Sofía sale de la cocina y Amalia sigue en sus oficios.


Acto II

Ambientación: Sala de la casa.
Introducción: Fernando habla con Paco, su padre, mientras este lee el periódico.

Paco (sin despegar los ojos de las noticias): ¿Y cómo te va hijo? ¿Qué tal la vida de casado?

Fernando (sonriendo complacido): Muy bien papá, con Sofía me llevo muy bien, estamos de acuerdo en casi todo, rara vez discutimos a la hora de tomar las decisiones.

Paco (Sacando la vista del periódico y mirando a Fernando): ¿Por qué tendrían que discutir? Si eres el hombre de la casa, tú tomas una decisión y ella debe aceptarla, eso no tiene discusión.

Fernando (riendo de buena gana): No papá, eso ahora no es así, como yo tome una decisión sin consultársela a Sofía, me corre de la casa.

Paco (asombrado): ¿O sea que haces lo que Sofía decide?

Fernando (sin borrar la sonrisa de su rostro): Hacemos lo que decidimos ambos y creemos que es mejor para los dos.

Paco (inconforme con la respuesta): Ah, mira como perdimos autoridad con la modernidad ¿Y ya has pensado cuantos trabajos vas a tener cuando Sofía decida tener un hijo? Porque me imagino que ella dejará de trabajar para cuidar a su bebé y tú tendrás que mantener la casa.

Fernando (ya como cansado de las preguntas de su padre): Tener un hijo lo decidiremos los dos papá, y no tengo que buscar más trabajos, Sofía tiene un buen trabajo, gana muy bien, cuando se embarace, le darán el permiso necesario para cuidar al bebé los primeros meses y luego, lo llevaremos a una guardería y ella seguirá trabajando.

Paco (Sin salir de su asombro): ¿Tu hijo lo va a cuidar un extraño, para que Sofía siga haciendo lo que le da la gana?

Fernando: Ay viejito, por mucho que te explique no lo vas a entender, los matrimonios modernos se basan en la igualdad, atrás quedo el machismo, la mujer que no podía opinar, ni trabajar. Pero supongo que eso es algo muy difícil de entender para ti, cuando tienes arraigadas tus creencias. Me voy a buscar a Sofía, padre, hablamos luego.

Fernando sale de la sala y Paco queda pensando en voz alta.

Paco: Mira cómo ha cambiado las cosas, si seguimos así, dentro de poco, los hombres quedarán en la casa cuidando los niños y limpiando y las mujeres irán a los bares con las amigas mientras el esposo está en casa, ¡qué bárbaro!

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *