Esta es una obra corta para 4 personajes. La misma muestra una historia de amor desafortunado, donde un chico confiesa su amor a una chica, pero este amor resulta no ser correspondido.



Obra sobre amor no correspondido

Título: ¿Que tú qué?

Autor: María Gabriela Méndez

Tema: Una confesión de amor desafortunada. Un chico decide acercarse a su amiga de la infancia, su mejor amiga, y confesarle que desde hace más de un año está enamorado de ella. Ella no le corresponde y se lo dice en el mismo momento de la confesión. Esta obra circula entre una conversación que ocurre en la mente del chico, y lo que realmente le dice a su amiga, además de algunos comentarios del narrador.


Personajes:

  1. Narrador
  2. Alicia
  3. Tim
  4. Extras (personas que caminan en el parque)

Nota: Entre paréntesis () se encuentran sugerencias de expresiones no verbales, (Acotaciones)

Ambiente: Un parque. Solo se necesita un banco y algunas personas que caminen detrás de escena a través de toda la obra. Un libro.

Narrador: Allí esta Alicia, Tim la llamó esta mañana para invitarla a pasar tiempo en el parque esta tarde. Alicia llegó primero, pero ella lee su libro tranquila, es normal que Tim llegue un poco tarde, lo conoce desde que eran niños, han sido amigos y confidentes desde hace mucho, siempre salen a pasear, conversar y comer helados.

No sabemos dónde está Tim ahora, él realmente tiene planes para hoy, debe estar comiéndose las uñas en algún lugar, quizá se ha cambiado de ropa unas cinco veces más antes de salir, él tiene ansiedad, es su amiga desde hace tantos años, puede que sea el final de una amistad, puede que sea el comienzo de una nueva gran historia. Lo cierto es que Alicia ni sospecha, y en algún lugar está Tim, repasando las líneas de su discurso, hoy es el día de su vida (por lo menos es lo que él piensa)

Acto Único.

Tim: (llega a la escena) – Piensa: Ok, ahí estás, tan hermosa como siempre. ok, practiquemos, no te pongas nervioso, solo díselo y ya, qué es lo peor que puede pasar, que te diga que no, y ya, no ha pasado nada; le diré lo siguiente: – Ali, hemos sido amigos desde niños, verdad?, bueno, desde hace un año o más he comenzado a sentir algo diferente por ti, quiero que lo sepas, qué piensas?

Tim: – Hola Alicia, cómo estás? (luce un poco nervioso y Alicia lo nota)

Alicia: – Ey Tim, ¿qué tal?, luces preocupado, ¿qué te pasa?


Tim: ¿En serio? no vale, jaja.

Narrador – Risa nerviosa, te delataste…

Alicia: – mmmmmmmm, ok. (Hace una expresión que denota que no cree mucho lo que él le está diciendo)

Narrador: ya tienes que hablar, ella sabe que tienes algo, ella es mujer, recuerda que ella tiene un sexto, séptimo y octavo sentido… olvídalo, ya ella tiene en su mente unas cuatro historias acerca de lo que realmente te pasa

Tim: Ok, bueno, en realidad te dije para vernos hoy para que hablemos


Alicia: ¿de qué? (ella se muestra muy práctica y no muy preocupada)

Tim: De… bueno, este…. yo…. no sé cómo empezar.

Tim: Piensa: – A ver, recuerda lo que practicaste, concéntrate, ella está esperando, haz algo, reacciona…

Alicia: -me preocupas, te quedaste solo mirando, ¿qué te pasa?.

Tim: – bueno, yo…. (largo silencio) es decir, tú… me gustas.

Narrador: y el discurso? a ver, haré la cuenta regresiva y ella va a correr 5, 4, 3, 2, 1 …

Alicia: – ¿Qué?… no, bueno, gracias, pero, de verdad que tú no a mí… lo siento, eres mi amigo, y ya, olvídalo en serio, relájate, en fin, podemos seguir siendo amigos, pero no, eres como mi hermano, en serio.

Narrador: – Momento engorroso, silencio, a esto debemos darle un momento de silencio. Creo que debemos prestarle una pala y algo de tierra a nuestro amigo, lo necesita.

Tim: ok (se muestra un poco desanimado, apenado, en fin, terrible) ok, gracias por tu sinceridad, no sé qué decir, lo siento.

Alicia: – Tranquilo, todo está bien, olvídalo y ya, bueno, me tengo que ir, hablamos mañana u otro día. (Tim se queda sentado mientras ella se va, él está avergonzado)

Narrador: – Lo típico, bueno, ya se te pasará, esto le pasa a cualquiera, ya vendrá otra. Y para todos ustedes, yo creo que cuando preparen su discurso, también deben preparar uno para cuando pasen este tipo de cosas. Es más difícil decir algo después de semejante relajada respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *