Esta es una obra de teatro para 4 personajes. La misma nos deja una gran enseñanza sobre lo valiosa que es la familia y que debemos disfrutar lo que tenemos antes de que sea tarde y tengamos que lamentarnos por lo que hemos perdido.



Obra De Teatro Sobre La Familia

Título de la obra: “La Gran Alegría de Josué”

Autora: Nathalie Marin

4 Personajes:

  1. Josué (anciano abandonado en el asilo)
  2. Matilda (Bella joven que aviva el alma de Josué)
  3. Martha (hija de Josué)
  4. Narrador (voz en off)

Acto I

Narrador: Un anciano de 63 años edad llamado Josué, se encontraba un domingo por la mañana sentado en el porche del viejo asilo de la ciudad, cuando de pronto sin razón alguna llega su hija Martha con afán y con denuedo, para hacerle una ligera pero misteriosa visita.


(Martha estaciona su auto cerca de la casa de Josué)

Josué: Pero, ¿Qué estará haciendo Martha por estos lares en un día entre semana?.

(Martha se aproxima a Josué)

Martha: Bendición papá, ¿cómo está?, ¿cómo sigue de salud?.

Josué: Bien hija, un tanto deprimido por esta soledad que me inunda.

Martha: Papá, pero si nos tienes a nosotros tus hijos.

Josué: ¡Sí, lo sé!, pero como ustedes me visitan nada más que dos veces al año.

Martha: Papá tú no sabes las ocupaciones que todos tenemos, que si llevar a los niños a la escuela, preparar el desayuno, almuerzo, cena, más las largas horas en la oficina, y pare de contar.

Josué: Está bien hija, lo comprendo.


Narrador: Josué se entristece enseguida, y su hija sin prestarle atención alguna, se despide y se va rápidamente para sumergirse en los afanes cotidianos de la vida.

Acto II

(Josué se levanta de su silla e inmediatamente se dirige a la capilla situada dentro de aquel asilo)

Josué: ¡Señor!, ¿dime qué puedo hacer para sanar este corazón que se ha marchitado durante estos largos años?.

Narrador: Mientras Josué realizaba esta plegaría, justo a las afueras de la capilla estaba una bella joven llamada Matilda, dedicada al servicio de ayuda desinteresada al prójimo, la cual al ver el llanto imparable del desventurado anciano, decide caminar presurosamente para consolarle con un fuerte y caluroso abrazo.

(Matilda mira fijamente a Josué)

Matilda: ¡No temas dice el Señor!. Así que mi estimado, de ahora en adelante recuerda siempre estas palabras: Detrás de cada situación hay una bella bendición.


Josué: ¡Gracias bella joven!, por tan dulces y reconfortantes palabras.

(Josué inclina su cara y su dorso ante el Cristo en señal de agradecimiento a Dios)

Matilda: ¡Ven!, acompáñame a tomar un sabroso té de limón, es muy bueno para la digestión ¿sabías?.

(Josué sonríe ante Matilda).

Josué: ¡Que maravilla! no, no lo sabía, y  muchas gracias por considerar a este viejo que hasta los dientes le duelen para hablar (Risas).

(Matilda se ríe muy sutilmente)

Matilda: Tranquilo, si algo he aprendido es que debemos disfrutar cada momento de la vida.

Josué: ¡Así es jovencita!, y que sabia eres para tan corta edad.

(Matilda conversa durante largo rato con Josué)

Matilda: Y cuéntame Josué, ¿tienes hijos?

Josué: Sí, tres, pero los veo solo dos veces al año.

(Josué coloca rostro de tristeza)

Matilda: ¡No te preocupes!, de seguro pronto vendrán a compartir contigo.

Josué: ¡Dios te oiga bella joven!

Acto III

Narrador: Después de aquella tarde, Matilda se queda pensativa y decide prepararle una sorpresa a Josué.

(Matilda llama por teléfono a los hijos de Josué)

Matilda: ¡Hola!, ¿hablo con la familia Sánchez Montilla?

Martha: Sí, ¿quién habla?

Matilda: Hablo del centro hospitalario asilo para ancianos “Casa de Jesús”.

Martha: Ajá, dígame, ¿pasó algo?

Matilda: Es que queremos decirle que su padre está pasando por una situación muy difícil, y requerimos de la presencia de toda la familia.

Martha: ¡Oh por Dios!, ¡vamos para allá!

Narrador: Ante tales palabras, la familia de Josué  solo podía pensar que se trataba de su estado de salud, y deciden comprarle una bellas rosas y contratar mariachis, a fin de hacer de sus últimos momentos un instante inolvidable.

Acto IV

(Llegada de la familia Sánchez Montilla al asilo)

Matilda: ¡Hola! Bienvenidos.

Martha: ¡Hola! venimos a ver a nuestro padre, nos dijeron que estaba pasando por una situación difícil, y queremos despedirnos de él.

Matilda: Su padre no está muriendo, pero si está muy mal del corazón.

Martha: ¿Es muy grave?

Matilde: Les explico, el problema de su papá va más allá de lo físico.

 (Los tres hijos inmediatamente colocan un gesto de tristeza en su rostro)

Martha: ¡Por favor, llévanos a verlo!

Matilda: Está bien, pero antes debo decirles algo: Su padre no está aquí.

Martha: ¡Que!, pero nos dijiste que estaba vivo.

(La familia Sánchez Montilla coloca cara de asombro)

Matilda: Tranquilos su padre está bien, lleno de mucha salud gracias a Dios, justo ahora está con la señora Juana en la cocina tomando el cafecito de la tarde.

Martha: Que susto nos diste, pero ¿por qué nos mentiste?

Matilda: A veces nosotros no aprovechamos ni valoramos a quién tenemos a nuestro lado, mas cuando perdemos a ese ser querido nos lamentamos por no haber compartido con él lo suficiente. Ahora yo les insto a todos que amen a su padre y compartan con él todos los días, como si fuera el último de su vida.

Narrador: Al escuchar detenidamente todas estas fuertes pero verdaderas palabras, la familia Sánchez Montilla se queda perpleja reconociendo a su vez la sabiduría expresada.

Martha: ¡Tienes toda la razón!, y muchas gracias por quitarnos las vendas de nuestros ojos, a causa de los inevitables afanes de la vida.

(Todos se miran e inclinan su cabeza abajo)

Matilde: No se preocupen, ¡Ahora es el tiempo perfecto de vivir!. ¡Josué! te buscan…

Josué: ¡Voy!

Narrador: Ante tan conmovedor momento, Josué cae de rodillas en llanto agradeciéndole a Dios Todopoderoso por la gran dicha de ver a su familia reunida nuevamente.

(La familia Sánchez Montilla se abraza)

Matilda: (mensaje al público) Estimados, después de lo visto y representado, los invito ahora a disfrutar del tesoro más preciado que Dios les ha dado, y que siempre será una perla irremplazable que les alumbrará y apoyará en todo su camino: “la familia”.

(Todos los actores se unen y realizan la avenía de gracias).

2 opiniones en “Obra de teatro sobre el valor de la familia (4 personajes)”

  1. Me parece muy buena el guion es para reflexionarlo mucho y vemos dia a dia este tipo de escenas en la vida cotidiana de nuestro vivir.
    Los hijos no sabemos valorar a nuestros padres pero cuando ya no estan que gran falta nos hacen Dios mio que quisieramos que retroceder el tiempo y podero cambiar pero lamentablemente ya es tarde.

    1. Que bonito es verdad nosotros no no damos cuenta de lo que tenemos sino es que no nos importa la vida de nuestro padre y no damos cuenta después que ya es tarde

Responder a Carleydis Martins Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *