Esta es una obra de teatro para 12 personajes. La misma nos muestra la problemática de los desórdenes alimenticios que sufren muchos jóvenes y rescata finalmente, el valor de la salud.



Título: “Prefiero ser saludable”

Autora: Silvina Carrasco

4 Personajes:

  1. Ornella: Adolescente de unos 14 años que, como muchas otras, está obsesionada con su peso y su imagen corporal. Quiere verse como las chicas de las revistas de moda y deja de comer al punto de enfermarse. Es delgada. Durante los Actos I y II, su rostro es pálido, tiene un poco de ojeras y su actitud general es enfermiza y sin energía. Durante el Acto III su aspecto es más saludable.
  2. Pamela: Amiga de Ornella. Está preocupada porque su amiga no come.
  3. Katy: amiga de Ornella.
  4. Liliana: Madre de Ornella.
  5. Ariel: Padre de Ornella.
  6. Carlos: Es el director del centro especializado en trastornos alimenticios.
  7. 8.9. 10. 11. y 12. Adolescentes: Son seis adolescentes (varones y mujeres) que han ingresado recientemente al centro. Tienen el aspecto enfermizo de Ornella en los primeros Actos. No tienen texto de diálogo pero a ellos está dirigido el testimonio final de la protagonista.

ACTO I

 Personajes que intervienen en este acto: Ornella, Pamela y Katy.


Escenario: Espacio de estudio de la casa de Pamela.

(Pamela, Katy y Ornella están estudiando en la mesa.)

–Pamela: (Con voz de cansada) ¿Paramos un rato para comer algo?, ya se me cruzan las letras tanto leer.

–Katy: ¿Hace cuanto empezamos?

–Pamela: (Mira su teléfono celular) Más de tres horas. Ya me suena la pancita del hambre.

–Ornella: (Nerviosa) Hay chicas, que exageradas. Yo no tengo hambre, almorcé muy pesado.

–Pamela: Pero almorzaste hace mucho tiempo. Al menos hace cuatro horas, desde que estas aquí, que no comes nada.

–Ornella: Pero no tengo hambre. Mientras ustedes comen algo, yo voy a un negocio de acá cerca donde ví un regalo que me gustó para mi mamá. Cuando vuelva, seguimos estudiando.

(Ornella sale de escena. Pamela y Katy se quedan hablando.)


–Pamela: Cada vez inventa una excusa más tonta para no comer. Me preocupa, ¡está muy flaca!.

–Katy: Yo no me atrevo a decirle nada. Además de estar muy flaca está muy irritable… ha cambiado mucho.

ACTO II

Personajes que intervienen en este acto: Liliana, Ariel y Ornella.

Escenario: Cocina de la casa de Ornella.

(La mesa está dispuesta para cenar. Liliana y Ariel ya están sentados. Ornella entra a escena)

–Ornella: Hola mamá, hola papá.


–Liliana: Hola hija, te estábamos esperando para comer.

–Ornella: No, pero yo me voy a mi habitación, tengo que estudiar. Además ya comí en la casa de Pamela.

(Ornella sale de escena y sus papás se quedan hablando.)

–Ariel: Tenemos que hacer algo, no puede seguir así. ¿Hace cuánto tiempo no come con nosotros?

–Liliana: Hoy me llamo Pamela, me dijo que no comió nada en toda la tarde. No tenemos opción, se nos está yendo de las manos.

–Ariel: Necesitamos ayuda profesional.

ACTO III

Personajes que intervienen en este acto: Ornella, Liliana, Ariel, Carlos y los seis adolescentes ingresados al Centro.

Escenario: Una sala de reuniones del Centro Especializado en Trastornos Alimenticios.

(Carlos, Liliana y Ornella están en la sala. Entra Ariel.)

–Ariel: Ya puse tus valijas en el auto. ¿Lista para volver a casa?

–Ornella: Sí, ya estoy lista.

–Carlos: Después de tu testimonio, ya puedes ir con tus padres.

–Ornella: Me dá un poco de nervios.

–Carlos: No estás obligada a hacerlo, pero puedes ayudar mucho a estos jóvenes con tu historia. Piensa que están tan asustados como tú el día que llegaste aquí.

–Ornella: Ya lo sé. Me pone nerviosa, pero quiero hacerlo.

(Los adolescentes ingresan a la sala y todos se van acomodando, Ornella queda adelante de todos.)

–Ornella: Hola…Me pidieron que les cuente por qué llegué aquí y todo lo que logré en estos meses.

(Pequeña pausa.)

–Ornella: Cuando llegué aquí estaba tan asustada como ustedes. Lo que más miedo me daba era que me obligaran a comer. Me daba terror engordar.

(Los adolescentes la escuchan con atención.)

                                                                                                          Ornella: Lo que quería lograr era verme como las chicas de las revistas y la televisión, flacas y lindas… sobre todo flacas. Pensaba que era la única manera de ser popular y que me acepten y me quieran. Entonces me prometí hacer dieta hasta verme así de flaca. Pero, entre menos comía, más gorda me veía cuando me miraba al espejo. Entonces, me metí en un camino del que no pude salir más.

-Empecé a comer cada vez menos, me sentía culpable cada vez que comía por no tener fuerza de voluntad y me sentía una mala persona cuando no comía, por mentirle a mi familia y a mis amigas. Inventaba excusas para no sentarme a almorzar con los demás y escondía comida para no comerla.

(Mira avergonzada a su mamá que la mira sonriente y orgullosa por su fuerza. Liliana le hace un gesto asintiendo con la cabeza para que continúe su relato.)

–Ornella: Después de muchos meses, el tratamiento y las terapias, veo todo de otra forma. Mis amigas, mis compañeras de la escuela y la mayoría de las chicas de mi edad que conozco no tienen los cuerpos de las chicas de las revistas, pero igual salen, se divierten, tienen amigos, hacen las cosas que les gustan y son felices. No es necesario ser flaca o tener una determinada imagen. Hoy, yo prefiero ser saludable, sentirme una buena persona y estar rodeada de las mis seres queridos.

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *