Esta es una obra de teatro para 6 personajes. La misma nos muestra que se puede aprender las lecciones más importantes de los niños; con solo mirarlos jugar.



Obra pequenos maestros

Título: “Pequeños maestros”

Autora: Silvina Carrasco

 Personajes:

  1. Elías: Es un joven que está pasando un mal momento porque tiene miedos que lo paralizan y no lo dejan hacer lo que quiere con su vida.
  2. Franco: Amigo de Elías. Lleva a su amigo a un parque de entretenimientos para ayudarlo a evaluar la vida desde la actitud de los niños.
  3. Niño 1: Juega en el columpio/ hamaca.
  4. Niño 2: Juega en el pasamano.
  5. Niño 3: Corre por el parque tras un balón/ pelota.
  6. Mujer: Es la madre de Niño 3.                         Extras: Niños y niñas que juegan en el parque.

ACTO ÚNICO

Personajes que intervienen en este acto: Elías, Franco, Niño 1, Niño 2, Niño 3, Mujer  y Extras.


Escenario: Un parque de entretenimientos: Bancos de asientos, hamacas/ columpios, un tobogán/ resbaladizo y un pasamanos (estructura formada por una especie de escalerilla que los niños intentan atravesar de un extremo a otro prendiéndose con una mano a la vez de cada una de sus barras. Esta escalerilla está ubicada paralela al suelo a una distancia considerable de éste, sujeta en cada uno de sus extremos por dos postes verticales).

Los niños y las niñas juegan en los juegos, corren, ríen, se divierten, gritan. Elías y Franco conversan sentados en un banco.

–Elías: … Es como te contaba por teléfono: cada vez estoy más estancado. No me animo a decirle a Sofía lo que siento por ella, no me animo a tocar en público con la banda, no me atrevo a hacer nada… Estoy cada vez más encerrado.

–Franco: Mmm… Te da miedo.

–Elías: Supongo…

(Los amigos miran jugar a los niños)

–Franco: Por eso se me ha ocurrido que vengamos aquí.

(Elías mira a Franco sin decirle nada)

–Franco: (Señalando a Niño 1) Mira a aquel niño.


(Niño 1 se columpia a gran altura con una enorme sonrisa en su rostro)

–Franco: … Mira lo pequeño que es y lo alto que se columpia. (Pequeña pausa) Podría ser peligroso: podría caerse, podría romperse el columpio; pero por lo visto él no está pensando en nada de eso. Su capacidad de disfrutar es más grande que el miedo.

(Pequeño silencio de los amigos.)

–Franco: (Señalando a Niño 2) Mira lo que hace aquel.

(Niño 2 intenta completar el pasamanos pero no lo consigue. Llega hasta un tercio de la escalerilla y sus manos se sueltan. Vuelve al principio y lo intenta otra vez; consigue atravesar un par de barras más que la vez anterior y vuelve a desprenderse. Vuelve al principio y lo intenta otra vez…)

–Franco: ¿Te imaginas que se hubiera frustrado a la primera vez que se soltó?


–Elías: (Sonríe un poco más animado) Mmm… Si, parece que está disfrutando aprender a hacerlo.

–Franco: ¡Exacto! No quiere solo llegar al otro lado, también está disfrutando el camino.

(Se escucha un grito de dolor. Los amigos vuelve la vista hacia Niño 3 que se ha caído y llora a gritos.)

–Elías: ¡Uh!, se ha lastimado feo.

(Mujer limpia la rodilla lastimada de Niño 3 y le coloca una bandita/gasa/curita.)

–Franco: Sí, pero ya verás como en un momento está jugando como si nada.

(Mujer termina de curar a niño 3. Éste se para, toma el balón y vuelve a su juego. Elías y Franco se miran cómplices y se ríen.)

–Franco: ¡Te lo dije! Los niños se recuperan en un segundo, no se quedan lamentándose como los adultos.

(Pequeño silencio entre los amigos)

–Franco: Tú dices que tienes miedos, que no te animas a hacer las cosas que quieres, y a todos nos sucede, pero en los niños podemos ver otra forma de vivir. ¿Te imaginas que traigan a un niño a este parque y aunque esté rodeado de todos estos juegos tentadores se quede parado sin ir a ningún lado por miedo a caerse o a frustrarse o a lastimarse?

–Elías: No

–Franco: ¡No! Los niños se caen, se lastiman, se frustran, se levantan y siguen divirtiéndose y animándose cada vez más…

(Los amigos observan a los niños jugar)

–Franco: Y la vida tiene sus parecidos con este parque. Un día tus padres te traen y lo mejor que puedes hacer es disfrutar de lo que hay: atreverte aunque te de miedo, superarte, aprender, caerte, levantarte y ser feliz mientras dura… En un momento tienes que irte y si no te divertiste mientras estuviste aquí no te llevas nada.

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *