Esta obra de teatro es un ejemplo para evitar el bullying por discriminación racional que muchos niños sufren. Se trata de una obra en 2 actos para ser representada por al menos 7 personajes.



Obra sobre discriminación

Título de la obra: “¿Y si el de color te enseña una lección?”

Autora: María Gabriela Méndez

Tema: Obra de teatro pequeña, especialmente dirigida a estudiantes de Secundaria. Está enfocada en el tema de Bullying por discriminación racial, tiene como propósito transmitir un mensaje de “NO” al Bullying, además de mostrar cómo podríamos enseñar a través del ejemplo.


7 Personajes:

  1. Narrador: el narrador por momentos es solo un narrador observador, y en otras ocasiones participa a través de sus comentarios, que pudieran ser un poco jocosos, satíricos, o chistosos.
  2. Juan (Joven de piel morena)
  3. Pedro (Amigo de Juan)
  4. Julio (Joven agresor)
  5. Carlos (Amigo de Julio)
  6. Srta. Martina (Profesora)
  7. Personajes extras (sin participación directa) (Dos chicas con edad contemporánea a los jóvenes)

Nota: Entre paréntesis () se encuentran sugerencias de expresiones no verbales, (Acotaciones)

Ambiente

Una mañana cualquiera en el colegio, entre el patio y el aula de clases de estudiantes de secundaria.

Narrador:

Juan estaba desayunando tranquilo en el patio de su colegio, disfrutando el tiempo de descanso mientras compartía con su amigo Pedro acerca de dos niñas que, según ellos eran las más lindas del colegio y que desayunaban también frente a ellos, pero a cierta distancia, por lo que sabían que no podrían escucharlos.

De pronto Pedro quiso comer un helado y se levantó para ir por él.

Acto 1

Ambiente. El patio del colegio.

Espacio – Escenario. Se necesita un pequeño espacio donde haya un banco de grada o una simulación del mismo, o una mesa y silla de plástico con dos sillas, con una mesa enfrente con dos sillas también.

Pedro: – Juan, iré por un helado, quieres uno?

Juan: (comienza a organizar su vianda mientras responde) – No, no quiero por ahora, ve tranquilo mientras termino el desayuno. (Y continúa haciendo lo suyo, por lo que saca un envase que contiene jugo)


(Pedro se retira del lugar y sale de escena en búsqueda del helado)

Narrador: – Pero cuando todo está tranquilo siempre deben aparecer personas indeseables.

(Entran en escena Julio y Carlos conversando entre ellos, sin que esto se escuche por la audiencia. Julio y Carlos son jovencitos un poco arrogantes y tienen complicidad entre ellos, siempre se están riendo de forma burlona por algo)

(Cuando pasan por el frente de Juan, Carlos le hace señas a Julio indicando el lugar donde se encuentra Juan, luego Carlos le indica a Julio que se acerquen. Ambos tienen un plan entre manos)

Julio: (Dirigiéndose a Juan) – Ey, niño negro.

Juan: (Trata de ignorarlos pero no puede evitar mirarlos de reojo aunque no dice nada)


Julio: (Se acerca a Juan y rápidamente le tumba al suelo el envase con el jugo)

(Carlos no dice nada pero muestra agrado de lo que está haciendo su amigo y se ríe de forma burlesca)

Juan: (Se para de su asiento y dice) – ¿Qué te pasa?. ¿Por qué hiciste eso?

Julio: (Lo mira con altivez y responde) – Porque quise niño negro. Ejerce tu profesión de negro y limpia el piso.

(Al decir esto ambos (Julio y Carlos) deciden retirarse de escena, hablando entre ellos y riéndose de su travesura)

Juan: (Se da cuenta de la necedad y tontería de sus compañeros de clase por lo que decide ignorar la ofensa y recoger su envase del suelo, sin embargo se siente un poco ofendido y muestra una expresión de molestia y tristeza al mismo tiempo)

Narrador: -Con el tiempo, las personas discriminadas se acostumbran a recibir insultos, ofensas y agresiones, y deciden callar para, según ellos, continuar su vida en paz mientras siguen permitiendo que sus agresores disfruten sus prácticas de violencia verbal y física.

(Entra en escena Pedro comiendo su helado y se da cuenta de que algo ha sucedido, puede intuirlo y muestra señales leves de molestia e impotencia)

Pedro: (Dirigiéndose a Juan) – Otra vez los “cabeza hueca” de Julio y Carlos molestando no?.

Juan: (terminando de recoger sus pertenencias y acercándose a Pedro para retirarse del lugar, Responde) – Si, bueno, ya no les presto atención, creo que ahora sí voy por un helado.

Pedro: (se ríe ligeramente) (y ambos caminan y salen de escena).

(Se debe realizar un cambio de escenario)

Narrador: (Mientras realizan el cambio de escenario dice) – El tiempo de recreo terminó y todos se fueron a sus aulas de clase respectivas. Estaban ansiosos porque la Srta. Martina, la profesora de Matemáticas entregaría los resultados de las evaluaciones realizadas la semana pasada.

Acto 2

Ambiente. Aula de Clases.

Espacio – Escenario. Se necesita un pequeño espacio donde hayan seis pupitres organizados en forma de aula, en filas perpendiculares al público. Una mesa en el lugar de la maestra que servirá de escritorio.

(La escena comienza con todos entrando al aula de clases y tomando sus asientos respectivos)

Srta. Martina: (entra en el aula con los exámenes en su mano, con cara seria y preocupada y dice) : -Buenos días

(Todos se levantan en señal de reverencia y contestan a una voz) – Buenos días Srta. Martina (Todos se sientan y quedan atentos a la Profesora)

Srta. Martina: (Dirigiéndose a los alumnos) -He corregido sus evaluaciones y estoy muy preocupada por sus resultados. La mayoría reprobó la evaluación con algunas excepciones puntuales. (Una Pausa y continúa) – Debo hacer un reconocimiento especial a uno de ustedes que obtuvo la calificación perfecta. (Una pausa y los observa a todos para generar el suspenso) – Juan, ponte de pié.

(Juan sorprendido se levanta de su asiento y todos siguen atentos a lo que sucede)

Srta. Martina: (Lo observa con una expresión de orgullo y reconocimiento en su rostro) – Juan, obtuviste la máxima calificación en tu examen de Matemáticas, quiero reconocer públicamente tu dedicación y responsabilidad durante todo el año de clases. Eres un estudiante estupendo, estoy muy orgullosa de ti. (Le entrega su examen) (Hace una nueva pausa y se regresa a tomar el resto de las evaluaciones de su escritorio (mesa))

Srta. Martina. (Se dirige de nuevo a todos) – Aquí están su evaluaciones

(Pasa por cada uno de los asientos y cada estudiante toma su examen sin hacer mayor expresión, solo resignación, luego regresa al frente y se dirige a ellos nuevamente)

Srta. Martina: – Tengo una propuesta que hacerles . (Hace una nueva pausa) He pensado que por los próximos días, los estudiantes con mejores calificaciones pueden ayudar a sus compañeros que no lograron alcanzar su nota aprobatoria, estudiando con ellos y preparándose juntos para las próximas evaluaciones. Les permitiré que puedan elegir ustedes mismos al compañero que deseen ayudar acercándose a su pupitre ahora mismo. (Hace una nueva pausa y se regresa a su escritorio dando un espacio para que puedan conversar entre ellos)

(Los estudiantes intercambian sus exámenes, conversan entre ellos, y luego todos regresan a sus asientos)

Srta. Martina: (Dirigiéndose a Juan le dice) – Juan, por ejemplo tú que has sido la mayor calificación, a quién elegiste para ayudar . (Hace una nueva pausa)

Juan: (Se levanta de su asiento y voltea a ver a Julio y dice) – Profesora, yo elijo a Julio, se mueve hacia el pupitre de Julio y le da la mano.

(Julio sorprendido se muestra un poco apenado y le da la mano a Juan chocando los puños en señal de amistad mientras todos los demás aplauden el gesto de Juan)

Narrador: -Ese día, Julio y todos sus compañeros aprendieron que el color de piel no representa menos valor en una persona.

Ese día, Juan demostró que la nobleza, la amabilidad, la excelencia y el don de perdonar no dependen de la apreciación social ni de los prototipos físicos, sino de la esencia del ser humano y de la decisión que cada persona tome todos los días en cuanto a cómo actuar frente a lo que su alrededor le ofrece.

Ese día Juan se ganó el afecto y respeto de todos en su colegio, porque pronto se corrió la noticia de que el “Niño Negro”, ayudó a estudiar para sus exámenes de Matemáticas a quién lo agredió por mucho tiempo en los pasillos.

Esta es una forma de eliminar el Bullying, no devolviendo mal por mal, sino demostrando que el cambio comienza por nosotros mismos y nuestro ejemplo de conducta, respeto y cooperación con los que consideramos más débiles.

Fin.

4 opiniones en “Obra de teatro sobre discriminación racial para niños (7 personajes)”

  1. realmente es una obra pequeña pero con mucho mensaje y siento fácil de poder ponerse en escena, felicidades y creo que lo voy a ensayar con algunos alumnos, gracias por este fabuloso apoyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *