Esta es una obra de teatro para 5 personajes que trata sobre lo importante que es creer en tí e ir tras tus sueños aunque falles, mientras tengas constancia y disciplina sin importarte la opinión de lo demás, lograrás el objetivo.

Título de la obra: «Siempre seguir adelante»

Autora: Yanett Mora

5 personajes:

  1. Jaime (niño de 10 años).
  2. Juan (niño de 10 años).
  3. Abuela (Señora de 80 años).
  4. Director de la Escuela (Señor de 50 años).
  5. Papá de Juan (Señor de 40 años).

Acto I:

Ambientación: Cuarto de la abuelita de Jaime.

Introducción: Jaime era un niño que le encantaba la música. Todas las tardes, tomaba lecciones de canto, y aunque no era el mejor de su clase, le encanta aprender todo lo que pudiese. Después de cada clase, Jaime adoraba llegar a su casa a cantarle a su abuelita quien llevaba varios años en cama. A su abuelita le encantaba escuchar a Jaime. Una tarde, mientras Jaime le cantaba a su abuela, ésta lo interrumpió y le dijo:

Abuela (Con voz dulce y muy cansada): ¡Soy tu fan número 1!

Jaime (Con lágrimas en los ojos): ¡Eso me hace muy felíz, abuelita!

Acto II:

Ambientación: Salón de clases. Escuela de Música.

Introducción: Una de las tardes en clases, Juan, quien era el alumno más popular de la escuela de canto por tener la mejor voz, repartió invitaciones a todos sus compañeros por su fiesta de cumpleaños. Cuando le toca a Jaime recibir la invitación de Juan, éste le dice:

Juan (con voz retadora): Espero que no faltes a mi fiesta de cumpleaños, Jaime, va a estar verdaderamente divertida.

Jaime (con voz de entusiasmo): ¡Por supuesto que no faltaré, ahí estaré!.

Acto III:

Ambientación: Cuarto de la abuelita de Jaime.

Introducción: Esa misma tarde, como cada día, Jaime fue corriendo a su casa para contarle a su abuelita la buena noticia.

Jaime (gritando): ¡Abuelita! ¡Abuelita! ¡Tengo que contarte algo!

Abuela (con voz cansada): ¿Qué sucede mi pequeño Jaime? ¿Qué te tiene tan entusiasmado?

Jaime: Juan, el mejor cantante de toda la escuela entera, hará una fiesta este fin de semana por su cumpleaños, ¡y me ha invitado! Cuando se acercó a darme la invitación, me dijo que no faltara.

Abuelita: Mmm… Jaime, ¿no te parece un poco extraño? Tu me has contado que ese niño nunca ha sido muy amable contigo… y que ahora te invite a su fiesta de cumpleaños y te diga que no faltes, no me transmite mucha confianza.

Jaime: Bueno abuelita, quizá siempre se la pasa de mal humor porque está cansado de tanto practicar y por eso ha sido un poco grosero conmigo, tal vez ahora quiera reinvindicarse y por eso me está invitando a su fiesta de cumpleaños.

Acto III:

Ambientación: Cuarto de la abuelita de Jaime.

Introducción: Pasaron los días y llegó el día tan esperado por Jaime. ¡Al fin era sábado e iría a la fiesta de cumpleaños de Juan!

Jaime: ¡Abuelita! ¡Abuelita! Ya me voy a la fiesta de cumpleaños de Juan. ¡Me voy a divertir demasiado!

Abuelita (con su voz cansada característica y con tono preocupado): ¡Buena suerte mi pequeño Jaime, y por favor, prométeme que te cuidarás mucho!

Jaime: ¡Así será abuelita!

Acto IV:

Ambientación: Patio de la casa de Juan.

Introducción: Están todos los compañeros de Jaime. La fiesta se ve llena de deliciosos dulces, mucha música y diversión.

Juan: Jaime, ¡viniste! Me alegra mucho. ¿Recuerdas que te dije que nos íbamos a divertir? Pues adivina qué: ¡Ya mismo vamos a empezar con un concurso de canto!

Jaime: Ehhh, Juan, no creo que sea un buen momento para que todos cantemos delante de tantas personas que hay, ¿por qué mejor no jugamos a otra cosa donde todos no nos tengan que ver?

Juan se dirige hacia la tarima que le había construído su papá especialmente por su cumpleaños. Ordena al dj bajar el volumen de la música.

Juan: ¡Escúchenme todos! ¡Ya que ahora sí estamos todos aquí, quiero hacer un juego bastante divertido! Pero este juego solo será entre otro contrincante y yo. En este juego, mi contrincante y yo tenemos que cantar la misma canción, y ustedes serán el público que juzgue al ganador. Al perdedor, pueden lanzarle estos pastelitos con espuma que les están repartiendo en estos momentos. MI CONTRINCANTE PARA ESTA CONTIENDA SERÁ: ¡JAIME!

Las luces de la tarima apuntaban a Jaime, todos en la fiesta lo veían y empezaron a gritar. Jaime, muy asustado, consciente de que no era tan bueno en el canto como Juan, le hacía señas para que por favor no lo hiciera subir.

Juan (Con voz de burla): ¡Vamos Jaime! ¿Qué sucede? ¿Acaso tienes miedo? Pero si todos sabemos que después de cada clase vas corriendo a cantarle a tu abuela que lleva años en cama y está medio sorda. ¡Seguro que debes cantar muy bien para que ella quiera escucharte todos los días!

Todos los asistentes de la fiesta reían.

Jaime sube a la tarima. El dj pone la canción. Para sorpresa de todos, empieza a sonar la canción por la cual Juan fue premiado como el mejor cantante de toda la escuela.

Juan: Vamos Jaime, ¡Es tu momento de deleitarnos como a tu abuelita!

Jaime empieza a cantar, sus nervios obvios empiezan a jugar en su contra. Desafina y al mismo tiempo le costaba concentrarse.
Sus compañeros empezaron a reír y abuchear, los pastelitos no tardaron en volar hacia la cara de Jaime y la espuma ensuciaba su ropa.

Jaime, aún congelado por el miedo, seguía dando lo mejor de sí, pero la humillación de sentir cómo le golpeaban los pastelitos en su cara, no lo dejaba concentrarse.

Jaime (con la voz quebrada): ¡YA PAREN ESTO! ¿POR QUÉ LO HACES, JUAN?

Juan (riendo): ¡Pero si es solo un jueguito, Jaime, es mi cumpleaños y se hace lo que yo diga!

Jaime con lágrimas en los ojos se baja de la tarima y se va corriendo de la casa de Juan.

Acto V:

Ambientación: Sala de la casa de Jaime.

Introducción: Jaime, al llegar a su casa, trata de hacer el menor ruido posible para que su abuelita no lo escuchara llegar, pero al entrar sin querer le pisa la cola a su gata Ramona y ésta chilla.

Abuelita: ¡Oh,quién anda ahí? ¿Acaso eres tú mi pequeño Jaime?

Jaime no aguanta más y rompe a llorar. Sube al cuarto de su abuela.

Abuelita (Sorprendida al ver a Jaime llorar con toda la ropa sucia): ¡Jaime! ¿Qué ha sucedido?

Jaime: ¡Tenías razón abuelita, Juan siempre fue malo conmigo y ésta vez no iba a ser la excepción, debí hacerte caso y no ir a su fiesta!

Abuelita (con lágrimas en los ojos): ¡Oh mi pequeño Jaime, ya todo está bien, estás en casa! Acuéstate aquí conmigo que ahora es mi turno de cantarte a tí.

Acto VI:

Ambientación: Cuarto de la abuelita de Jaime.

Introducción: Pasó el domingo y ya para el lunes Jaime se sentía mucho mejor.

Jaime: Abuelita, ¿Sabes qué? No dejaré que la broma pesada de Juan me afecte y volveré a ir a mis clases como si nada hubiese pasado.

Abuela: ¡Esa es la actitud mi pequeño Jaime!

Jaime regresa a la escuela, durante esa semana las burlas y los comentarios de sus compañeros hacia él no faltaron, pero Jaime seguía fuerte asistiendo a clases y creyendo en él.

Acto VII:

Ambientación: Oficina del director de la escuela de música.

Introducción: Pasó una semana y una tarde, el director de la escuela llama a su oficina a Jaime y a Juan.

Director: Muchachos, supongo que se preguntarán qué estarán haciendo aquí.

Juan (con voz prepotente): Si director, estar aquí en su oficina no le hace bien a mi curriculum y no me ayuda a darle el ejemplo a mis compañeros a que sigan queriendo ser como yo.

Director: Precisamente por eso estás aquí, Juan. La directiva de esta prestigiosa escuela de música se ha enterado de lo sucedido en tu fiesta de cumpleaños. Tu comportamiento fue tan despreciable, que no podemos permitir que alumnos sin moral y sin empatía hacia sus compañeros, cursen en esta escuela.

Director: Con respecto a tí, Jaime, estuvimos evaluando tu comportamiento durante la semana posterior a lo sucedido en la fiesta, y al ver tu valentía y tu postura de querer seguir tras tus sueños, sin importarte las burlas diarias de tus compañeros por la humillación que te provocó Juan, nos has inspirado. Realmente eres un ejemplo de seguir adelante sin importarte la opinión de los demás, y exactamente esa postura, ha llamado la atención de un buen amigo mío que es caza talentos. Al comentarle tu caso, no dudó ni un segundo en querer conocerte y darte una oportunidad para ser parte de su agencia de talentos. Con respecto a ti, Juan, desde hoy quedas destituido de nuestra prestigiosa institución.

Juan (sorprendido y atónito): ¡Esto no puede ser posible, ya mismo llamaré a mi papá para que los denuncie! ¡No pueden hacerme esto, soy el mejor cantante que esta escuela ha tenido!.

Papá de Juan: Me siento muy decepcionado de ti, Juan.

Para sorpresa de Jaime y Juan, el papá de Juan salió del baño de la oficina del director.

Papá de Juan: Juan, quiero que sepas que yo vi todo lo que sucedió en tu fiesta de cumpleaños, pero no hice nada porque quise pensar que tú te disculparías públicamente con Jaime y con todos tus compañeros por tu actitud poco responsable. Pero nunca sucedió. El director me llamó y cuando me contó, le dije que ya estaba al tanto de toda la situación, y que estoy de acuerdo con su decisión.

Juan (con voz pretenciosa): ¡USTEDES PUEDEN PENSAR LO QUE QUIERAN, PERO NADA ME QUITARÁ MI EXCELENTE TALENTO PARA EL CANTO!

Director (con su característica voz sabia): No hay talento que valga, si éste no viene de la mano con una gran humildad.

Juan salió corriendo de la oficina del director, al salir, tiró la puerta con toda su fuerza.

Director: Nunca deben faltar los motivos para seguir avanzando en la vida, a pesar de las dificultades, a pesar de los miedos.

El papá de Juan miraba hacia el piso sin poder creer la actitud malcriada de su hijo. El director de la escuela miraba con orgullo a Jaime y Jaime atónito no podía esperar a llegar a su casa para contarle la gran noticia a su abuelita.

FIN.

Ver más obras similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *