Obra de teatro para 3 personajes. La misma nos deja una gran enseñanza acerca de la competencia. Y nos demuestra que no siempre lo importante es ganar, sino tambien divertirse, pasarla bien y ayudar al otro cuando lo necesite.



OBRA SOBRE LA COMPETENCIA

Título: “Sana competencia”

Autora: Clara Pérez

3 personajes

  1. Daniel: Niño egoísta que no entiende que competir no es ser enemigos.
  2. Alfredo: El mejor corredor de toda la escuela.
  3. Henry: Niño nuevo que se incluye en la carrera. 

Ambientación: Pista de 3 carriles donde se llevara a cabo una carrera.


Introducción: 3 niños preparados para una competencia sostienen una conversación antes de que esta comience.

Daniel (Con aires de superioridad): Es el colmo, ahora también traen al niño nuevo a competir conmigo. Ustedes dos no tienen idea de lo que es un buen entrenamiento, mi entrenador es el mejor, me ha preparado para vencer al enemigo y ser siempre el mejor.

Alfredo (Algo sorprendido): ¿El mejor? Si no me equivoco el mejor corredor de la escuela hasta hoy soy yo Daniel, y no somos enemigos, solo competimos sanamente. El ejercicio no es una guerra, es salud y distracción, ustedes no son mis enemigos.

Daniel: Pues ustedes si son mis enemigos y los voy a vencer hoy para que tengan que cerrar la boca hasta la próxima competencia, donde también les voy a ganar, obvio.

Henry (Hablando mientras acomoda su zapato): Que sea nuevo no quiere decir que no sepa correr o que no esté preparado Daniel, y pienso igual que Alfredo, esto no es cosa de enemigos, si no gano, no me importa, vine a participar, competir y a conocerlos a ustedes que serán mis compañeros de aquí en adelante.

Daniel (Riendo en tono de burla): Que bonito suena todo eso, pero los quiero ver en la competencia si tienen que elegir entre ser amigos o ganar ¿Qué harían?

Anuncian que la competencia va a empezar y los chicos dejan de hablar para colocarse en sus lugares, mientras lo hacen, Henry y Alfredo se regalan una sonrisa y Henry hace una señal de que todo está bien con su dedo, y volteando hacia Daniel le habla.

Henry: Suerte amigo.

Daniel (En tono de desprecio): La vas a necesitar nuevo.


Comienza la carrera y todos dan lo mejor de ellos, Alfredo y Henry van uno al lado del otro a la cabeza de la carrera pero de pronto ven que Daniel tropieza y cae dando varias vueltas, ambos se detienen y sin pensarlo se devuelven a ayudar a Daniel.

Henry (Preocupado): Creo que está lastimado ¿te duele mucho?

Daniel (Quejándose de dolor): Si me duele, pero tengo que ganar, me tengo que levantar y correr

Alfredo (Tratando de enderezar la pierna del chico): Así no puedes correr, pero veo que es muy importante para ti, la ayuda ya viene, pero no te dejaran correr, tengo una idea, Henry, ayúdame a levantarlo.

Ambos chicos toman a Daniel por los brazos haciendo que se apoye en ellos y en vez de ir hacia la ayuda, comienzan a caminar hacia la meta, los tres al mismo paso, ayudando a Daniel a sostenerse hasta cruzar la meta todos al mismo tiempo, colocando a Daniel en el piso y chocando sus manos Alfredo y Henry.

Henry (Dirigiéndose a Daniel): Este año no hay ganador, sino ganadores, los tres cruzamos la meta al mismo tiempo, acabas de ganar la carrera Daniel.


Daniel (Sin entender mucho): ¿Por qué lo hicieron? Era una competencia.

Alfredo (Sentándose al lado de él): Era una sana competencia entre tres amigos, y un amigo necesitó ayuda. Aprende algo Daniel, no hay competencia ni trofeo que sea más importante que un amigo.

Henry (Asintiendo con la cabeza): Así es y nosotros competimos contigo, pero somos tus amigos.

Daniel (Con una sonrisa tímida en sus labios): Tuve que romperme un tobillo para entenderlo, pero aprendí la lección ¿me ayudan a levantar amigos?

Los tres chicos sonríen, Alfredo y Henry ayudan a levantar a Daniel y comienzan a caminar para salir de la pista.

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *