Esta es una obra de teatro para 4 personajes. La misma nos cuenta la historia de una familia que se entera de una gran noticia, mediante su domestica, una señora muy metiche.



La domestica metiche

Título: “La domestica metiche”

Autora: Clara Pérez

4 personajes:

  1. Yuri: Domestica metiche
  2.  Orlando: Dueño de la casa.
  3. Felicidad: Dueña de la casa.
  4.  Zaida: Hija del matrimonio.

ACTO ÚNICO

Ambientación: Casa de la familia.


Introducción: Yuri limpiaba los muebles de la casa cuando Orlando llega a pedirle un café.

Orlando: Buenos días Yuri, tráeme un café por favor.

Yuri: Buenos días señor, le traeré un té, la cafeína hace daño.

Orlando: Yuri, no quiero té, te pedí un café.

Yuri: Por eso, pero como el café es dañino para la salud, yo le traeré un té, es más saludable. No se hable más, ya vengo con su té.

Orlando (molestándose): Yuri no quiero un té, ve a la cocina y tráeme un café.

Yuri (haciéndose la ofendida): Ok, no se altere, le traigo su café, pero cuando empiece a sentirse mal, no diga que no se lo advertí. Uno aquí trata de ayudar pero…

Orlando (interrumpiendo molesto): Yuri ¡el café!

Yuri: Ya voy, ya voy, que falta de paciencia.


Yuri sale a buscar el café y Felicidad entra aun sacando la pereza de su cuerpo y bostezando.

Felicidad: Buenos días amor ¿Cómo dormiste?

Orlando (irónico): No muy bien roncaste toda la noche.

Felicidad (ofendida): ¿Yo roncando? Orlando pero si yo no ronco.

Yuri entra con el café en la mano y se lo entrega a Orlando sin ningún cuidado para meterse en la conversación.

Yuri: ¿Qué no ronca dice? Señora si usted duerme en ese cuarto y uno cree que hay un oso dentro.


Felicidad: Yuri ¿A ti quien te preguntó?

Yuri: Nadie, pero como soy testigo, opino

Orlando: Yuri ¿por qué no vas a ver si estacione bien el auto? y si no es así, ponlo en un buen lugar.

Yuri: Señor, yo no sé manejar

Orlando: No importa, has lo que te digo y sal de aquí por favor.

Yuri (caminando hacia la salida): No agradecen, uno los quiere como si son de su familia y ellos mal agradecidos, no agradecen.

Yuri sale del lugar y felicidad toma la taza de café de Orlando y comienza a tomársela, mientras este la mira sin parpadear.

Felicidad: ¿Y Zaida aún no se ha levantado?

Orlando: No, Zaida siempre ha sido muy perezosa, pero últimamente duerme mucho más que de costumbre.

Felicidad: ¿Estará enferma?

En ese momento aparece Zaida

Zaida (lanzándose en un sofá con cara de sueño): ¿preguntaban por mí?

Felicidad: Hija ¿estas enferma? Duermes mucho.

Zaida: No mamá no estoy enferma, es normal, estoy cansada.

Yuri que había estado escuchando entra de nuevo.

Yuri: Claro que es normal, en su estado se duerme mucho.

Orlando: ¿Cuál estado?

Yuri: Ah ¿pero es que no saben?

Zaida (Algo nerviosa): Yuri cierra la boca que nadie está hablando contigo.

Felicidad: Orlando te pregunto ¿qué estado, Yuri?

Yuri: Señorita Zaida y ¿para cuando va a dejar la noticia? Sus padres tienen derecho a saber que serán abuelos.

Orlando y Felicita (a la vez): ¡¿Qué seremos qué?!

Zaida se levanta del sofá y sale rápidamente, mientras sus padres van detrás de ella ordenándole que se detenga y explique, Yuri se queda sola en el salón hablando en voz alta.

Yuri: A mí no me gusta el chisme, ni meterme donde no me llaman, soy muy discreta, pero esa niña tenía que hablar.

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *