Esta es una obra para 5 personajes -donde uno de ellos es un perro-. La misma cuenta la historia de 2 hermanos que son traicionados por su otra hermana al querer encubrir a un perro sin hogar que deseaban adoptar.



Obra De Teatro Sobre Amor Y Hermandad

Título de la obra: Hermandad

Autora: Janet Mora

4 PERSONAJES:


  1. María (hermana de ocho años)
  2. Julieta (hermana de nueve años)
  3. Pablo (once años, hermano mayor)
  4. Manchas (el perro dálmata)
  5. Mamá

AMBIENTACIÓN: Jardín de la casa de María, Julieta y Pablo.

INTRODUCCIÓN: Pablo se aparece en el jardín con un pequeño perro dálmata.

ACTO 1

Pablo: (gritando entusiasmado) ¡Juli! ¡María! ¡Vengan a ver lo que traje!

Vemos a Juli y María correr hacia Pablo.

María: ¿pero qué cosita más preciosa Pablo, en donde lo conseguiste?!

Pablo: estaba solo en la calle. Creo que una mala familia lo ha abandonado.

Julieta: Creo que mamá no te dejará tenerlo.

Pablo: Es probable. Estaba pensando en esconderlo en la casita del jardín mientras pienso en una buena idea para que nos quedemos con él.

María: ¡cuenta conmigo para eso!


ACTO 2

Entra Julieta a la cocina y se acerca a su mamá.

Julieta: (en voz baja) ¡Mamá! ¡Mamá! Pablo y María están escondiendo un perro en la casita del jardín.

Mamá: (sorprendida) ¿Un perro? ¿Y de dónde han sacado un perro? ¡Vamos ya a la casita!

Mamá y Julieta se dirigen al jardín. Vemos a María y a Pablo cerrando apresuradamente la puerta de la casita.

Mamá: ¡Pablo y María! ¿Se puede saber qué hacen ahí?

Pablo: (nervioso) ¡Nada mamá! ¡Sólo guardamos algunas cosas viejas!


Julieta: ¡Eso es mentira mamá, Pablo está mintiendo!

María: ¡Julieta!

Mamá se acerca a la casita y sorprendida abre la puerta. No puede creer lo que sus ojos están viendo.

Mamá: (con ternura) Pablo, María. De verdad me siento muy conmovida y orgullosa de ustedes. Ayudar a este perro abandonado a darle un hogar dice mucho de sus buenos sentimientos. ¿Por qué no me lo habían dicho antes?

Julieta: ¡Mamá! ¡Tienes que regañarlos, te mintieron!

Mamá: Julieta, me siento decepcionada de ti. En vez de ayudar a tus hermanos a cuidar de este perro, fuiste directo a acusarlos conmigo. Entiendo que no querías meterte en problemas, pero a veces debemos colaborar y guardar secretos cuando se tratan de acciones generosas como estas.

Pablo: María y yo lamentamos haberte ocultado esto.

María: (interrumpiendo a Pablo) y también lamentamos haber tomado una de tus almohadas para dársela a manchas.

Mamá: (riendo) No se preocupen mis hijos.

Julieta: Ahora me siento mal. Tengo que aceptar que me dio un poco de envidia al ver que no fui yo quien se consiguió al perro. Quiero ayudar a cuidar a Manchas. ¿Podemos adoptarlo?

Mamá: ¡Claro que sí lo pueden adoptar! siempre y cuando Julieta, me prometas que siempre estarás del lado de tus hermanos cuando se trate de cosas como estas. Los hermanos están para apoyarse y ser leales los unos a los otros siempre.

De pronto Manchas logra salir de la casita del jardín y corre directo a lamerle la cara a mamá, vemos como María, Julieta y Pablo ríen a carcajadas.

FIN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *