Esta obra es la adaptación de la obra de teatro “El Avaro” de Molière para 4 personajes. La misma nos deja una enseñanza sobre lo perjudicial que puede ser la avaricia para las personas, en un mundo donde lo material supera lo escencial.



Obra De Teatro El Avaro De Moliere

Título: “El Avaro” de Molière

Autor: Manuel Martínez

4 personajes:

  1.  FERNANDO- Hombre de 60 años adinerado, vive en una gran casa con su mayordomo y su ama de llaves de la cual está enamorado. Protagonista de la obra
  2. MAYORDOMO- Hombre de 35 años, amigo de Fernando, enamorado de la Ama de llaves. No encuentra la manera de contarle a su jefe que sale con ella.
  3. AMA DE LLAVES.- Mujer de 30 años, trabaja para Fernando y conoce su amor hacia ella. Ella está enamorada del Mayordomo con el que tiene un idilio.
  4. VICTOR- Hombre de 33 años, hijo de Fernando. Enamorado de una joven humilde, Víctor no sabe cómo devolverle a su padre el dinero que le ha robado para comprar una sortija.

ACTO I

Una gran casa Despacho de Fernando. Es el día del cumpleaños de Fernando, en su casa se han reunido sus amigos, su hijo, un ama de llaves, un mayordomo y el resto de invitados.


(Personajes que intervienen en este acto Fernando y el Mayordomo)

Fernando apesadumbrado habla con el mayordomo, mientras la música desde el otro lado de la puerta suena lejana.

 

FERNANDO: Mi querido Manuel (Mayordomo), hoy he vuelto a soñar con ella.

MAYORDOMO: ¿Otra vez?

FERNANDO: Como lo oye, otra vez soñaba con su cálida piel, con que volvía a acariciar su pelo, casi puedo notarlo en mis dedos con sólo recordarlo.

MAYORDOMO: Señor, debería salir y distraerse. Han venido muchos amigos a verle, es su fiesta de cumpleaños.

FERNANDO: ¿Amigos? Todos han venido porque han sido invitados a una fiesta. Fiesta que doy yo y que ha costado mis buenos billetes. Así que de amigos, hay poco, más bien interesados.

MAYORDOMO: Bueno, pero también ha venido su hijo a verle. Salga y aproveche que viene para charlar con él.


FERNANDO: Mi hijo sólo ha venido para presentarme a su novieta, una chica sin clase y de familia desconocida. No descartes que acabe la noche pidiéndome dinero.

MAYORDOMO: No se enfade Fernando. Discúlpeme pero yo debería salir y atender la puerta y los invitados.

El Mayordomo sale del despacho. Fernando pensativo, se levanta y busca detrás de un cuadro en una caja fuerte, donde al abrirla no hay nada.

FERNANDO: ¿Mi dinero?, ¿dónde está mi dinero?, ¡Ladrones, ladrones! Tengo un ladrón en mi propia casa.

ACTO II

(Personajes que intervienen en este acto Ama de llaves, Mayordomo y Víctor)

Habitación del Mayordomo. La ama de llaves espera nerviosa sentada en la cama. La puerta se abre y entra el Mayordomo. Ella al verlo, se abalanza para abrazarlo.


 AMA DE LLAVES: Amor mío. ¿Se lo has dicho ya?

El Mayordomo niega con la cabeza.

 MAYORDOMO: No era el momento. Hoy está de un humor de perros, ni en su cumpleaños está animado.

AMA DE LLAVES: Bueno ya habrá otro momento.

 MAYORDOMO: Ya, pero no puedo dejarlo mucho más, me ha dicho que ha vuelto a soñar contigo. No puedo soportarlo.

Ella lo abraza.

AMA DE LLAVES: Tienes que aguantar, amor mío. Sabes que yo solo tengo ojos para ti. Si no se lo cuentas tú y se entera por otros, nos echará a patadas de la casa y no podemos los dos perder el empleo.

MAYORDOMO: Llevas razón.

AMA DE LLAVES: Tengo que irme. En la cocina seguro que están esperándome.

La Ama de llaves sale de la habitación. El Mayordomo se sienta en una silla, cuando alguien llama a la puerta. Se levanta y la abre. En el umbral de la puerta aparece Víctor el hijo de Fernando.

MAYORDOMO: Dígame, señor Víctor, ¿qué desea?

 VICTOR: Necesito hablar con usted.

Víctor entra en la habitación.

 VICTOR: Es usted el mejor amigo de mi padre, bueno, su único amigo, aparte de su empleado. Y necesito que hable usted con él.

MAYORDOMO: Tanto como amigo. Pero dígame, si cree que puedo ayudarle, ¿qué quiere que le diga?

VICTOR: He hecho algo terrible y no sé cómo decírselo. Víctor alza una bolsa, dentro lleva varios fajos de billetes.

 MAYORDOMO: Pero, ¿ese es el dinero de su padre?

Víctor asiente con la cabeza.

VICTOR: Necesito que se lo cuentes a él, le quité el dinero, porque quería comprarle un buen anillo a Elsa con el que pedirle matrimonio. Pero me arrepentí.

El mayordomo, se derrumba y se sienta en la cama.

VICTOR: ¿Qué le ocurre?

MAYORDOMO: Pues que yo también necesito contarle una cosa a su padre y no sé cómo hacerlo.

ACTO III

(Personajes que intervienen en este acto Fernando, Mayordomo, Ama de llaves y Víctor)

Fernando entra en el salón de la fiesta, las voces de los invitados se oyen alrededor de él.

 FERNANDO: ¿Quién ha sido?, ¿quién?, mi dinero. Todo mi dinero. De aquí no va a salir nadie hasta que aparezca el dinero. Sé que ha sido alguien de aquí.

 El Mayordomo se acerca a Fernando.

MAYORDOMO: Señor, tengo que hablar con usted.

FERNANDO: Dime Fernando, tú sabes algo del robo. Dime quien ha sido, aquí delante de todo el mundo. Que se sepa quién lo hizo.

 MAYORDOMO: Señor, es que creo que deberíamos hablar antes en privado.

FERNANDO: Manuel, no me digas que tú tienes algo que ver, sino es así, dime rápido quién ha sido, si no sabré que tú tienes algo que ver.

MAYORDOMO: Señor no es nada de eso.

FERNANDO: ¡Dime!

MAYORDOMO: Sé dónde está su dinero.

Fernando se abalanza sobre el Mayordomo.

 FERNANDO: Pues dime ahora mismo donde está y quien lo tiene.

MAYORDOMO: Es por eso que tengo que hablar con usted en privado.

FERNANDO: Si no me lo dices inmediatamente estás despedido, y llamaré a la policía para que te detengan por el robo.

El Ama de llaves entra en escena hasta acercarse al Mayordomo.

 AMA DE LLAVES: ¡No!, señor Fernando él no tiene nada que ver, se lo aseguro. Él no robaría nunca nada.

FERNANDO: Vosotros, tú, mi amor.

Víctor entra en la sala.

VICTOR: Un momento papá. Ellos no tienen nada que ver.

FERNANDO: Alguien me va a decir que pasa aquí.

VICTOR: El dinero lo cogí yo y le pedí a Manuel, que hablara contigo porque yo no me atrevía.

FERNANDO: Entonces…

Víctor alza la bolsa con el dinero en una mano.

VICTOR: Yo sólo quería comprar un buen anillo con el que pedirle matrimonio a Elsa. Pero no debí coger el dinero. Ellos no tienen nada que ver.

Fernando agarra rápidamente la bolsa con el dinero para abrazarla.

 FERNANDO: Ni se te ocurra volver a acercarte a mi dinero, hijo mío. En cuanto al resto ¡La fiesta ha terminado! Manuel, Inés (Ama de llaves) recójanlo todo y  acompañen a los invitados, yo voy a contar mi dinero y a esperar que esté todo. Por cierto mañana quiero el desayuno a las 8 de la mañana y no me molesten más.

 FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *