Obra de teatro para 7 personajes. La misma cuenta un interesante caso policial, de suspenso que presenta un inesperado final.



Obra de teatro policial

Título: “El caso de Fer en el Hostal Santo”

Autor: Manuel Martínez

7 personajes:

  1. FER- 38 años, astuto e inteligente. Visita con su mujer Margarita el Hostal obligados por el mal tiempo. Es inspector de policía.
  2. MARGARITA- 35 años, esposa de Fer acompaña a Fer en el viaje y se queda con él en el Hostal.
  3. MARTIN- 43 años, encargado del Hostal. Vive aburrido con su mujer en el Hostal, esperando que su vida cambie.
  4. JUAN- 28 años. Cliente del Hostal
  5. ELENA- 26 años. Clienta del Hostal
  6. ANCIANO- 63 años, cliente del hostal, está en este de paso mientras estudia las aves de la zona.
  7. AGENTE DE POLCÍA

ACTO I

Hostal San Patricio situado en mitad de una carretera es lugar de paso para viajeros. La lluvia azota las ventanas de la sala de recepción, el encargado Martín espera aburrido a que entren en su Hostal.


El detective Fer y su esposa Margarita entran empapados, a toda prisa buscando refugio.

Fer (Sacudiéndose el cabello): Buenos noches, aunque eso de buenas es relativo.

Martín asiente con la cabeza.

Fer: ¿Tiene habitaciones?

Martín: Claro, esto es un Hostal.

Fer y Margarita se miran extrañados por un momento.

Fer: Ya… me refería a libres, si tiene habitaciones libres.

Martín: Ah, sí, sí. Ahora mismo solo está mi mujer, un matrimonio y un anciano que investiga las aves del lugar.

Margarita: ¿Tiene de matrimonio con baño propio?


Martín: No, ninguna habitación tiene baño propio. Hay un baño en la planta para todas las habitaciones.

Margarita: ¿Y tiene secador?

Martín: No, pero puedo dejarle uno propio, es antiguo pero funciona.

Margarita: Estupendo, muchas gracias.

Fer: Sólo nos quedaremos una noche.

Martín abre el libro de habitaciones y empieza a rellenarlo.


Martin: ¿Nombre?

Fer: ¿Necesita el de los dos?

Martín: Con uno me basta.

Fer: Fernando Díaz Milton.

Martín: Déjeme una identificación.

Fer saca de su cartera su identificación y se la da a Martín. Este se la da Martín que comienza a rellenar la hoja con los datos de la identificación. De repente el grito de una mujer se oye a lo lejos. Todos se asustan.

Margarita: ¿Qué ha sido eso?

Martín: No lo sé. Voy a preguntar.

Fer: Le acompaño.

 MartinNo, quédese aquí, es mi responsabilidad.

Fer: Disculpe, soy policía.

Martín: ¿Cómo?

Fer: Inspector de policía, creo que es mejor que le acompañe.

ACTO II

Pasillo del hostal. La lluvia golpea la ventana del fondo del pasillo. Frente a la puerta abierta de la habitación está Margarita. Se acercan Juan y Elena, el matrimonio desde otra habitación y el anciano.

Anciano: ¿Qué ha pasado?

Margarita niega con la cabeza.

Juan: No se sabe nada por lo que parece.

Martin :(Desde la habitación. Voz en off) No, no, no… Mi pobre mujer, ¿quién ha hecho esto?, pienso acabar con quien haya hecho esto.

Martín sale corriendo de la habitación y atraviesa el pasillo sin mirar a los demás.

Anciano: Señor Martín…

Fer sale de la habitación y se reúne con los demás.

Fer: Dejen que se vaya.

Elena: Pobre hombre.

Margarita: Y que lo diga, una lástima.

 Fer: Antes de que cada uno se vaya a su habitación. Podrían decirme que estaban haciendo ahora.

Juan: Nosotros estábamos en la habitación, íbamos a acostarnos ya.

Anciano: Usted quien es para preguntar nada, ¿qué se cree que es, Sherlock Holmes? Además yo repasaba mis apuntes mientras escuchaba la radio. No llegué a escuchar el grito, oí el todo el alboroto del pasillo y por eso salí a ver.

 

Fer: Está bien, váyanse a sus habitaciones, los agentes de policía vendrán en un rato, cuando la lluvia haya amainado. Y tendrán que hablar con ellos.

El Anciano se vuelve a su habitación.

Juan: Si podemos ayudar con algo, sólo díganoslo.

Juan y Elena se meten en su habitación.

Fer: Margarita ve a la habitación, voy a hablar con el otro huésped, aunque ya te digo que hay algo raro en todo esto.

Margarita: ¿A qué te refieres?

Fer: Pues que el cuerpo tiene los labios verdosos y eso creo que ya lo había visto antes. Además Martín ha ido a esa habitación sin dudarlo, no ha dudado en otras habitaciones.

Margarita se dirige a su habitación.

ACTO III

Sala de estar del Hostal. Martín junto con Margarita, Juan y Elena, y el Anciano; están sentados unos frente a otros. La lluvia ha cesado.

Martin: En cuanto venga la policía pienso hacer que se lo lleven anciano.

Anciano: ¿A mí?

Martín: Sí a usted, tuvo que ser usted quien la mató. ¿Quién sino iba a hacerlo?

Juan: Vamos a tranquilizarnos todos y a esperar que venga la policía, seguro que entonces todo se resolverá.

Martín: Me da igual la policía, seguro que usted se coló en la habitación de ella y cómo ella se asustó, usted la mató.

Anciano: Pero, ¿por qué tendría yo que haberlo hecho? Su esposa no me había hecho nada.

Martín: Entonces, ¿lo hicieron ellos, esta pareja joven?

Margarita: Está hablando por su boca el dolor, Martín. Seguro que todo tiene una explicación.

Anciano: Sí, que alguno de nosotros la ha tenido que matar, alguno de nosotros ha matado a una mujer que no conocía de nada en un Hostal al que sólo hemos venido por una noche, en mitad de la nada.

Martín: Está usted confirmando lo que pensaba, tuvo que ser usted.

Anciano: A ella, yo, no le hice nada, pero a usted me están entrando unas ganas de ahogarlo…

Martín: ¡¡¡Lo sabía, lo sabía!!!

Entran en la habitación Fer con un policía.

Fer: Relájense todos. Y acompañe al agente.

Martín: Eso, llévense al Anciano este.

Fer: No, Martín, es usted el que tiene que acompañar al Agente.

Martín: ¿Yo?

Fer: Sí, usted. La muerte de su esposa me resultó familiar, los labios verdes son síntoma claro de un alucinógeno que oprime la faringe asfixiando a la persona que lo toma.

Martín: ¿Y?, ¿qué tiene que ver eso conmigo?

Fer: La mancha en su manga que intenta ocultar, es purpura como el alucinógeno.

Martin: Pero, pero…

Fer: No estropee más la situación y acompañe al Agente.

El Agente de policía esposa a Martín y salen de la habitación.

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *