Esta es una obra de teatro para 7 personajes en 3 actos. La misma nos deja una enseñanza sobre la importancia del amor y nos muestra que nadie es perfecto, todos somos seres únicos y especiales.



Obra De Teatro Sobre El Amor Invisible

Título de la obra: “Sin Mirar”

Autor: Manuel Martínez

7 personajes:

    1.  NACHO- Joven de 28 años, nació invisible lo que le dificulta mucho a la hora de encontrar el amor, pero las redes sociales le abren una puerta para participar. Tiene que vestir con el cuerpo cubierto de vendas y una gabardina que le oculte de los demás.
    2. IVÁN- Joven de 28 años, amigo de la infancia de Nacho, es el único que cree a Nacho y lo trata.
    3. MARISA- 24 años, es una de las chicas con las que chatea Nacho.
    4. ELENA- 25 años, es una de las chicas que chatea Nacho.
    5. EVA- 26 años, es una de las chicas que chatea Nacho.
    6. JULIA- 28 años, chica ciega con la que Nacho encuentra a su media naranja.
    7. CHICO 1.- Hombre de 30 años que se sienta al lado de Julia en el cine.

ACTO I

Nacho de 26 años es un chico invisible, ataviado con vendas, una gabardina y unas gafas de sol, está cubierto totalmente de ropa para no asustar a la gente.


(Personajes que intervienen en este acto Nacho, Iván y Marisa)

 Nacho y su amigo Iván esperan sentados en una mesa esquinada de una cafetería, apartados del resto de los clientes.

 NACHO: No va a venir. Estoy seguro y casi mejor que no venga, no quiero que otra escena en la que se ríen de mí o salen corriendo asustadas.

IVÁN: Relájate Nacho, eso solo ha pasado una vez.

NACHO: Una vez detrás de otra, querrás decir, ¿no?

IVÁN: Pero no te pongas en lo peor, además ¿por qué iba a reírse de ti?

NACHO: ¿Perdona?, Mírame, si no me pongo estas vendas y este ropaje no podrías verme. ¿Cuantas chicas crees que me toman en serio? 

IVÁN: Yo te tomo en serio Nacho.

NACHO: Ya, pero eres el único. Y porque te conozco desde que eramos niños.


 Marisa entra en la cafetería, busca con la mirada y se sienta sola en otra mesa. Nacho se esconde tras la carta de la cafetería.

NACHO: Mírala, acaba de entrar.

IVÁN: Pues es guapa. Bueno, ¿te acercas?

 Nacho niega con la cabeza.

NACHO: Mejor acércate tú, y habla con ella.

IVÁN: ¿Yo?, pero si él que tiene que hablar con ella eres tú


NACHO: Por favor.

IVÁN: De acuerdo. Voy a tantear el terreno.

 Iván se levanta y se acerca a la mesa de Marisa, esta sonríe al verlo. Él se sienta al lado de ella y se ponen a hablar.

NACHO: Qué envidia, él no tiene que esconderse ni nada, así yo también podría conocer gente.

(Nacho los observa desde su mesa, ve como se ríen.)

Va a salir mal, lo sé, cuando me presento nunca sale bien. Nadie se cree que sea invisible. Seguro que ahora se acerca y se ríe de mí, eso si no sale corriendo asustada, o se enfada porque cree que es una broma.

(Iván señala a Nacho y ambos le miran.)

Tengo que salir de aquí.

 Nacho sale corriendo de la cafetería, mientras todos le siguen con la mirada.

ACTO II

(Personajes que intervienen en este acto Nacho, Elena, Eva y Julia)

Nacho en su habitación, escribe frente a un ordenador. Un foco en mitad de la escena va a ir iluminando a las chicas que chatearán con él.

NACHO: Siempre he estado solo, un chico invisible, imposible acercarme a la gente sin asustarla. Pero las redes sociales me han dado la oportunidad de poder acercarme a las chicas. Primero fue Elena.

(Se da media vuelta y se pone a escribir en un ordenador)

Jajaja, tienes razón. Estaría muy bien que nos conociéramos, pero tienes que saber una cosa de mí.

Elena entra en escena, un foco la ilumina, con un móvil en la mano. Chatea con Nacho

 ELENA: Y ¿qué cosa es? No me irás a decir que eres un hombre de 50 años que me ha estado engañando todo este tiempo.

NACHO: Que va, que va. Mira no te asustes, pero soy invisible, nací así.

ELENA: Ya claro, y yo soy wonder woman. Jajaja, venga ya.

NACHO: No, va, en serio Elena. Estoy siendo sincero contigo.

ELENA: Es decir, que eres un graciosillo. Mira chico vete a reírte de otra.

 Elena sale de escena. Nacho se da media vuelta y deja el ordenador.

NACHO: Elena fue de las que se enfadaron, también las había que se reían de mí.

 Nacho vuelve a ponerse al ordenador. Entra en escena Eva.

 EVA: ¿Invisible?, pero ¿no se te ve nada de nada?

 NACHO: Nada en absoluto.

 EVA: Que chulo, ¿no? Y aprovechas para robar todo lo que quieras o asustar a la gente, jajaja.

NACHO: Bueno, no siempre, es como todo.

EVA: Y tu ropa también es invisible.

 NACHO: Obviamente no. Voy casi siempre con unas vendas para no asustar a la gente.

 EVA: ¿Vendas? Qué ridículo más grande. Jajaja.

 Eva sale de la escena. Nacho se da media vuelta y vuelve a dejar el ordenador.

 NACHO: Y así muchas otras. Yo pensaba que iba a estar solo siempre, hasta que encontré a Julia.

 Julia entra en escena. Nacho vuelve al ordenador.

NACHO: ¿En el cine?, ¿ahí quieres que nos conozcamos?, pero si no nos vamos a poder ver.

 JULIA: Bueno, tú eres invisible, ¿no? Tampoco iba a poder verte entonces.

NACHO: Y ¿no te molesta?

JULIA: ¿El qué?

NACHO: Lo de ser invisible.

JULIA: Todos tenemos algo Nacho.

NACHO: Pero que es verdad, eh. No estoy de broma.

JULIA: Y te creo.

ACTO III

(Personajes que intervienen en este acto Nacho, Julia y Chico 1)

 Una sala de cine a oscuras. Julia sentada en una butaca mira la pantalla. Nacho entra en escena la busca con la mirada hasta encontrarla y sentarse a su lado.

NACHO: (Susurrando) Hola.

JULIA: (Sin despegar la mirada de la pantalla, susurra hacía el lado de Nacho) Hola.

NACHO: Y ¿qué tal?, ¿Qué te parece?

JULIA: Muy bien, la película es muy bonita.

NACHO: Me refería a mí.

JULIA: Pues no sé, dímelo tú. ¿Estás bien?

NACHO: Digo con lo mío, lo de ser invisible, que si te parezco bien, si no vas a salir corriendo asustada.

JULIA: Tú sí que sabes venderte bien, jeje. Relájate Nacho, ya te dije que todos tenemos nuestras cosas. A lo mejor soy yo la que tiene algo que te hace huir de mí.

Una pareja se acerca al asiento de Julia.

CHICO 1: Perdona, ¿está ocupada?

JULIA: No, no, está libre.

Julia agarra su bolso y un bastón de invidente que está encima del asiento libre de su lado y se lo pasa a Nacho.

JULIA: Por favor, Nacho, ¿puedes ponerlo por ahí?

NACHO: Claro.

(Nacho agarra el bolso y observa con detenimiento el bastón de invidente. Sonríe)

JULIA: Bueno, ¿por dónde íbamos?

NACHO: Estaba a punto de invitarte a cenar después de la película. Si quieres claro.

JULIA: Me encantaría.

 Julia sonríe.

FIN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *