Esta es una obra de teatro para 3 personajes. La misma intenta mostrar cómo la televisión destina constantemente a las mujeres mensajes y anuncios que exigen modelos de belleza que son inalcanzables para la mayoría.



Obra sobre exigencia de los canones de belleza

Título: “Cánones de belleza, un objetivo imposible”

Autora: Silvina Carrasco

3 Personajes:

  1. Melina: Adolescente de unos 16 años. Tiene la apariencia de la mayoría de las chicas de su edad, pero la exigencia extrema de la televisión respecto a la apariencia femenina, la hace sentir que no es lo suficientemente bella.
  2. Laura: Hermana mayor de Melina, joven de unos 18 años. La observa intrigada sin entender qué es lo que la preocupa tanto.
  3. Voz en off: Voz de publicidades que simulan venir del televisor.

ACTO I

Personajes que intervienen en este acto: Melina, Laura y Voz en off.


Escenario: En la parte izquierda: un televisor, un sofá, una pequeña mesa y objetos para ejercitar (una colchoneta/alfombra, mancuernas/pequeñas pesas, etc.). En la parte derecha: una mesa con sillas.

Melina mira televisión concentradísima mientras hace ejercicios y habla con ella misma. Laura estudia en la mesa.

–Melina: (Mientras hace ejercicios localizados en las piernas) ¡¿48 kilos?! Es imposible. (Hace cálculos con los dedos) Si pierdo 300 gramos por día, en una semana son…siete por tres veintiuno, más o menos dos kilos… (Preocupada) Igual no llego.

–Laura: Mel, ¿me hablas a mí?

–Melina: (Parece no escucharla, sigue hablando sola) Quizás si tomo dos vasos de refresco dietético para llenar el estómago, puedo comer menos comida y bajar más gramos por semana…

(Melina sigue ejercitándose y Laura se queda observándola)

–Voz en Off: ¨ ¿Quieres conquistarlo?, tu sonrisa es tu mejor arma de seducción. Smile te garantiza dientes más blancos desde el primer uso…¨.

–Melina: Refresco no, el refresco mancha los dientes.

–Voz en off: ¨Silhouette es un tratamiento europeo de vanguardia que utiliza tecnología de electrodos para reducir la grasa corporal y garantiza una reducción de 3 a 4 centímetros en abdomen en un mes…¨


–Melina: ¡Eso es!, tengo que concentrarme en los centímetros no en los kilos (Mira para todas partes) Algo para medir mi cintura, algo para medir mi cintura (Mientras busca algo para medirse, sale de escena hablando) Tres centímetros por mes serían… uno y medio en dos semanas… entonces en una semana…

ACTO II

Personajes que intervienen en este acto: Melina y Laura.

Escenario: La misma escenografía del acto anterior.

Melina está en el sofá con un cuenco/bowl en la mesita.

–Melina: (Toma el bowl entre sus manos) Manzanilla para aclarar, palta (cacahuate) para hidratar, clara de huevo para el crecimiento y mezclar (Mezcla con una cuchara.)


(Entra a escena Laura)

–Laura: ¡Puaj! ¿Qué vas a hacer con eso?

–Melina: Es un tratamiento para el cabello.

–Laura: ¿Qué tiene de malo tu cabello?

–Melina: Nada, pero no se ve como el de las chicas de la tele.

–Laura: Ningún cabello en la vida real se ve como el de las chicas de la tele.

–Melina: (Mira el recipiente con desagrado) Todo sea por la belleza (Con expresión de asco mete su mano en el bowl).

–Laura: (Mientras Melina lleva su mano llena de la mezcla a su cabeza) No lo hagas, todavía estás a tiempo de arrepentirte… Puaj ¡asco!

(Melina empieza a ponerse la mezcla en el cabello  y Laura se queda observándola)

 

 

ACTO III

Personajes que intervienen en este acto: Melina y Laura.

Escenario: La misma escenografía del acto anterior.

Melina mira televisión con una máscara de arcilla marrón desparramada por su rostro.

– Melina: (Respondiéndole al televisor) ¿Y cómo se supone que voy a estar bronceada en esta época del año?, recién empieza la primavera, no hay sol… (Molesta) No, no tengo ese color, estoy blanca, ¿qué tiene de malo mi color?

(Aparece Laura)

–Laura: Te escucho discutir desde allí, ¿estás peleando con el televisor?

–Melina: Mira el bronceado de esa chica, por lo visto ese color es sexy y mi color pálido sería como de alguien que está enferma.

–Laura: ¿Y qué te pusiste en la cara? ¡Estás tan rara! ¿Qué te tiene así enojada y preocupada y echándote pegotes en la cara y el pelo? Pareces una loquita haciendo todo eso y peleándote con el televisor.

–Melina: Te digo la verdad, me rindo. En estas horas que estuve viendo tele solo vi mujeres perfectas y productos para ser perfecta que no puedo pagar.

–Laura: Pero si tú eres muy linda. Además, tienes dieciséis años, ¿por qué ibas a necesitar máscaras para el rostro?

–Melina: No sé, según el televisor me sobra de aquí (toca su abdomen), me falta de aquí (toca su pecho), tengo que endurecer aquí (toca sus piernas), blanquear aquí (toca sus dientes), oscurecer aquí (toca su piel)…Es imposible! según el televisor tendría que nacer otra vez para ser bella… ¿A ti no te preocupan estas cosas?

–Laura: Me preocupa más que cierren la heladería. ¿Vamos a tomar un helado?

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *