Esta es una obra de teatro para 5 personajes. La misma nos deja una gran reflexión sobre la importancia de cuidar a los animales, porque por más que no sean nuestros, ellos también tienen sentimientos y no debemos dejar que nadie les haga daño.



Obra sobre maltrato animal

Título: “Ahora sabes lo que se siente”

Autora:Clara Pérez

5 Personajes:

  1. Braulio: Chico inconsciente para quien hacer daño es algo muy gracioso.
  2. Douglas: Amigo de Braulio que se deja llevar por las ideas de este.
  3. Alejandro: Chico justo que ama a los animales.
  4. José: Amigo de Alejandro
  5. Joel: Amigo de Alejandro y José.

Ambientación: Callejón apenas alumbrado y muy sucio.


Introducción: Braulio y Douglas, se encuentran fastidiados en un callejón cuando ven pasar un gato, que atrapan para entretenerse.

Braulio (Sentado sobre unos cajones en medio del callejón): ¡Que aburrimiento! Hoy es un día de esos en los que nada pasa, a ver si se te ocurre algo para divertirnos.

Douglas (Sentado frente a Braulio): No sé, vamos a jugar futbol, sentados en este callejón no creo que podamos hacer algo divertido.

Braulio levanta la cabeza y ve que por el tejado va pasando un gato y con una sonrisa le hace señas con la mano a Douglas para que lo espere, se levanta y sale del callejón, regresando unos minutos después con un envase en su mano.

Douglas (Extrañado): ¿Y ahora a ti que te pasa?

Braulio (Sonriendo mientras mueve en su mano el envase): ya sé cómo nos vamos a divertir, atrapemos al gato.

Douglas: ¿El gato, Braulio? Deja ese animal en paz, no le veo lo divertido a mojar un gato, no voy a atrapar a nadie si quieres hazlo tú.

Braulio (Molesto): ¡Ay pero tan cobarde! quítate del medio que voy a atrapar el gato, pero tú te vas de aquí, no vas a quedarte para la mejor parte ¡fuera!

Douglas (Resignado): Bueno, me voy, tampoco es que me guste ser cómplice de tus locuras.


Douglas sale del callejón y Braulio logra atrapar el gato, comienza a acariciarlo y el gatito se confía, de pronto Braulio lo pone en medio de sus piernas sentado en el piso y sujetándolo un poco comienza a bañarlo con el líquido del envase, el gatito comienza a ponerse nervioso tratando de huir, pero Braulio no lo deja.

Termina de llenarlo de gasolina y coloca una cuerda en su cuello atándolo a un poste, el gato maúlla asustado, intentando escapar. Sus maullidos llaman la atención de Alejandro.

Alejandro (Alerta): ¿qué pasará que ese gato no deja de maullar?

Joel (Encogiéndose de hombros): No sé

José (También extrañado): Es muy raro, vamos a ver

Se levantan los tres y caminan hacia donde oyen al gato y al ver a Braulio a punto de encender un cerillo, corren a evitarlo.


Alejandro (Agitado): ¿Qué haces? ¡Detente!

Joel (Corriendo hacia Braulio y alejándolo del gatito): Apártate del animalito, criminal, ¿ibas a quemarlo?

José (Corre a desatar el gato quien está muy asustado, le quita la cuerda del cuello y lo deja ir): Vamos gatito, sal de aquí que nosotros ajustaremos cuentas con este mal nacido.

Braulio (Molesto y encimándose a Alejandro): ¿Ustedes por qué se meten? ¿El gato es suyo?

Alejandro (Encarándolo): No es nuestro, pero ¿qué te piensas que porque es un animal, no se asusta, no le duelen las cosas?

Braulio (Irónico): Solo estaba un poco asustado ¿Y a quién le importa?

Joel (Molesto): Me importa a mí, tarado, pero ya vas a ver…

Joel toma el chico de los brazos forcejeando con él y se dirige a José

Joel (Forcejeando con Braulio): José agarra la gasolina que aún queda y ponla sobre este, le haremos lo mismo que él pensaba hacerle al gato,

Alejandro (Riendo): Muy buena idea, espera que voy por la cuerda.

José comenzó a rociarlo, mientras Alejandro colocaba la cuerda en su cuello y Joel lo sujetaba, sin dejar de forcejear logran someterlo y atarlo al poste.

Braulio (Muy asustado): ¿Ustedes están locos? ¿Me piensan quemar vivo?

Alejandro: ¿Por qué no? Solo estas un poco asustado, y no eres de ninguno de nosotros ¿Qué nos importa?

Joel toma un cerrillo acercándose a Braulio como si lo va a encender.

Braulio (Ya desesperado): ¡Por favor! No lo hagan, están locos ¡no me quemen!

Alejandro (Acercándose a Braulio): ¿Sabes la diferencia entre tú y el gato? Aparte de que el vale mucho más que tú que eres un vándalo… que tú puedes rogar, suplicar, dar lastima y el gato no, pero el miedo es el mismo, el dolor es el mismo, la humillación es la misma.

José (Acercándose a Braulio y desatándolo): Vete de aquí y no vuelvas a maltratar a un animal, porque ellos sienten igual que tú.

Joel: Si, lárgate, ahora sabes cómo se siente, espero no vuelvas a hacerlo.

Braulio (Aun asustado y tratando de huir): No, yo les prometo que no lo hago nunca más, se los juro.

Braulio sale corriendo del callejón y los 3 amigos quedan riéndose y chocando sus manos por haber salvado al gatito y aleccionado a Braulio.

FIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *