Esta es una obra de teatro navideña para 3 personajes. La misma nos deja una enseñanza sobre la importancia de compartir y sobre la confianza hacia el otro.



Obra De Teatro Sobre Nochebuena

Título de la obra: Noche de navidad

Autora: Janet Mora

3 personajes:

  1. Alejandro (trece años)
  2. Lucas (niño de la calle de trece años)
  3. Abuela

AMBIENTACIÓN: Encendido del árbol de navidad en la plazoleta del pueblo.


INTRODUCCIÓN: Es la primera noche de navidad. Vemos como todos los niños del pueblo disfrutan en la plaza jugando y otros comiendo deliciosos dulces navideños.

Alejandro: ¡Al fin ha llegado la navidad!  vacaciones, regalos y mucha comida exquisita es lo que me espera durante todo este mes. Hablando de exquisita comida… Compraré un postre, ¡no tardo, abuela!

Abuela: ¡Aquí te espero querido!

Al rato vemos regresar a Alejandro con dos postres; uno para la abuela y otro para él.

Alejandro: ¡Abuela, sin duda alguna los dulces de este pueblo son los mejores del mundo! ¡Antes de irnos compraré otro para comerlo en casa!

Abuela: Ay mi hijo, ¿no será mucho dulce para ti?

Alejandro: Estamos en navidad abuela, se vale comer así no tengas hambre.

(se escucha una voz un poco débil por detrás de abuela)

Lucas: (con una tristeza evidente) Buenas noches. Disculpen, ¿podrían ayudarme con un poco de comida? Tengo mucha hambre y no cuento con suficiente dinero para comprarme algo.


Abuela: ¡Qué barbaridad! ¿Cuántos años tienes mijo? ¿Cómo te llamas? ¡Debes tener la misma edad de mi nieto!

Lucas: Mi nombre es Lucas y tengo trece años señora.

Alejandro: (exaltado) Sí, tenemos la misma edad. Dudo mucho que sea verdad lo que él está diciendo abuela. Vete de aquí muchacho, déjanos comer tranquilos a mi abuela y a mí.

Lucas: Discúlpenme. Pero como escuché que irías por otro dulce solo por el placer de comer, pensé que no sería una molestia para ti ayudarme.

Lucas se aleja. Abuela y Alejandro lo siguen con la mirada.

Abuela: Alejandro, ¿no habrás sido muy rudo con él? Es solo un muchacho que no tiene qué comer.


Alejandro: Te apuesto que miente para quitarnos dinero abuela. ¡Es muy típico por estas fechas!

Lucas se acerca al puesto de los postres. A un niño se le cae un pedazo de dulce al suelo y lo pisa sin querer. Al ver esto, Lucas aprovecha, lo levanta del suelo y se lo acerca a la boca.

Abuela y Alejandro no pueden creer lo que están viendo.

Alejandro: ¡Espérame aquí abuela, ya vengo!

Alejandro se acerca a Lucas y le detiene la mano.

Alejandro: ¡No te comas eso muchacho! ¡Podrías enfermarte!

Lucas: No me importa si enfermo. Tengo demasiada hambre y esto es lo único que puede suavizarla un poco.

Alejandro: Discúlpame por no creerte, Lucas. Pensé que mentías para aprovecharte de nosotros. ¡Ven conmigo!

Alejandro y Lucas llegan al puestecito de postres.

Alejandro: ¡Escoge el que más te guste Lucas!

Lucas: (con una sonrisa enorme) ¡Wow! ¡Son tantos y se ven tan provocativos! No sé cuál escoger.

Alejandro: (riendo)¡Sí Lucas! de verdad que todos son muy ricos, pero te recomiendo mi favorita que es la torta de leche.

Lucas: ¡Pues entonces que sea una de leche!

Lucas empieza a devorar la torta con tanta rapidez, que en menos de un minuto se la come toda.

Alejandro: ¡Wow!, sí que tenías hambre.

Lucas: ¡No sabes cuánto!

Abuela se acerca hasta Alejandro y Lucas con mucha emoción.

Abuela: ¡Muchachos! ¡Muchachos! Miren, ya van a encender el árbol.

Toda la gente que está en la plaza detiene lo que está haciendo para acercarse al árbol y contemplar el encendido. Un pino de tres metros abarrotado de miles de luces de colores es lo único que ilumina la plaza y con ella, las caras de felicidad de todos los que se encuentran presentes. Alejandro mira a Lucas.

Alejandro: Lucas, ¿quisieras ir a cenar en nochebuena a mi casa, con mi abuela y conmigo?

Lucas: Sería la mejor nochebuena que jamás he tenido.

Abuela: (sonriendo) Creo que esta navidad me ha traído otro nieto! Y es que así es esta época. Compartir con nuestro prójimo puede traernos muchas alegrías inesperadas. Es el mejor mes para dar sin pretender recibir algo a cambio. Muchas veces, ayudar a quienes tienen menos que tú, da más alegría al corazón que comprarte cosas materiales.

FIN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *