Esta es una obra de teatro para 5 personajes. La misma nos muestra cómo el enojo nos hace perdernos de cosas buenas y cómo perdonar nos libera y nos da espacio para disfrutar.



Obra sobre el perdón

Título: “La importancia del perdón”

Autora: Silvina Carrasco

5 Personajes:

  1. Amalia: Adolescente de 15 años. Está muy peleada con su compañera de escuela Jose, desde hace mucho tiempo.
  2. Jose (Josefina): Adolescente de 15 años. Fue muy amiga de Amalia pero hace años está distanciada de ella.
  3. María: Compañera de escuela y amiga de Amalia.
  4. Rocío: Compañera de escuela de Amalia y Jose.
  5. Fernanda: Compañera de escuela de Amalia y Jose.

ACTO I

Personajes que intervienen en este acto: Amalia, María y Jose.


Escenario: Comedor del colegio.

(Amalia y María están conversando.)

María: ¿Vas a ir a la fiesta de Nacho? ¡Va a estar genial!

Amalia: ¿Va a ir Josefina?

María: ¡Uh, la pregunta de siempre! Si, seguramente que va a ir Jose, ¿y eso que tiene que ver?

Amalia: Pues, que si ella va yo no voy.

María: ¡Pero Amalia! Te pierdes de toda la diversión por estar pendiente de ella. Te has perdido de fiestas, concursos y hasta viajes por no compartir con ella. ¿Por qué tanto resentimiento?

Amalia: No es resentimiento, solo me cae mal, me molesta su actitud de mosquita muerta.

María: No sé. Sea lo que sea que te tiene tan enojada, ella ni se entera y mientras tanto eres tú la que se pierde de todas las cosas buenas.


(Se acerca Jose a la mesa.)

Amalia: Hablando de mosquitas muertas… (Se para y se va.)

Jose: (A María) ¿Tú sabes que le pasa conmigo?

(María se encoge de hombros, dando a entender que no sabe.)

ACTO II

Personajes que intervienen en este acto: Rocío, Fernanda Y Jose.

Escenario: Patio del colegio durante el recreo.


Fernanda: ¡Cuándo se enteren Amalia y Jose que la profe de Ciencias las puso en el mismo grupo de trabajo…!

Rocío: ¡Sí, que lío! ¡Va a arder Troya!

Fernanda: ¿Por qué será que no se soportan?

Rocío: No lo sé. Pensar que fueron tan amigas cuando eran pequeñas.

Fernanda: ¡¿Cómo que eran amigas?!

Rocío: Sí, ¿no lo sabías? Eran inseparables, como hermanas. Por eso a todos nos resulta tan raro que ahora se lleven así…

Fernanda: Shhh, silencio que ahí viene Jose.

(Jose se suma a la charla)

Jose: Hola chicas.

(Rocío y Fernanda se ponen nerviosas)

Fernanda: Hola Jose.

(Se produce un silencio incómodo)

Jose: ¿Interrumpí algo?

Rocío: No, no, solo hablábamos del trabajo de Ciencias ¿Sabías que estás en el grupo de Amalia?

Jose: ¿Cómo?

Fernanda: Si, recién vimos el listado.

Jose: (Un poco nerviosa) Mmm… Quizás sea mejor que se lo diga yo.

ACTO III

Personajes que intervienen en este acto: Jose y Amalia.

Escenario: Un rincón del patio de la escuela.

(Amalia está sentada sola. Jose se acerca para hablar con ella)

Jose: ¿Puedo hablar contigo?

Amalia: ¿Qué quieres Josefina, la escuela no es lo suficientemente grande que te topas conmigo todo el tiempo?

Jose: Solamente quería decirte que vamos a trabajar juntas en el proyecto de Ciencias.

Amalia: ¿Cómo? Yo no voy a trabajar en nada contigo.

Jose: ¡Pero Amalia! ¿Cuál es tu problema conmigo?

Amalia: ¿Qué cuál es mi problema?

Jose: Si, después de haber sido tan amigas ¡¿cómo puede ser que nos llevemos así?!

Amalia: Pues yo me pregunto lo mismo. Después de haber sido tan amigas, ¿cómo  pudiste dejarme sola? ¿Cómo pudiste preferir a tus nuevos amigos? ¿Cómo no te importaron mis sentimientos?

Jose: (Sorprendida) Amalia… no sabía que te sentías así.

Amalia: Pues sí. Habíamos prometido no separarnos nunca y ni bien empezamos la secundaria armaste un nuevo grupo de amigos y me dejaste de lado.

Jose: Pero, no me di cuenta de que lo habías visto así. Yo solo estaba emocionada por empezar una nueva etapa y conocer amigos nuevos pero quería que fueran nuevos amigos de las dos… Yo tampoco quería separarme de ti.

Amalia: ¡Claro! Ahora la culpa es mía.

Jose: Te juro que no fue con mala intención, solamente no me di cuenta. Y como tú empezaste a alejarte y a tratarme mal, pensé que ya no querías ser mi amiga.

Amalia: Me dolió mucho que me sacaras de tu vida.

Jose: Por favor, perdóname. Las dos interpretamos mal las cosas, yo no quise sacarte de mi vida.

Amalia: Pero heriste mis sentimientos.

Jose: No podemos seguir enojadas por algo que pasó hace tanto tiempo. El enojo solo nos complica la vida a las dos y además yo quiero volver a ser tu amiga y compartir contigo.

Amalia: (Coincide con Jose, pero le cuesta dar el brazo a torcer) No sé si puedo perdonarte, me lastimaste mucho.

Jose: Tú siempre has sido bien práctica, piensa qué le suma a tu vida seguir enojada… y qué le resta.

Amalia: La verdad, me he perdido muchas cosas por estar enojada contigo… Y es un poco agotador estar todo el tiempo pendiente del enojo.

Jose: Dejemos eso atrás y empecemos a disfrutar de todo lo bueno que nos estamos perdiendo.

Amalia: Creo que tienes razón. Estos años no han sido todo lo lindo que yo había soñado, y eso se debe al dolor y al resentimiento que he cargado.

Jose: Ya te expliqué que no quise hacerte daño y ya te pedí perdón. Ahora es tu decisión.

Amalia: Tú también tienes que perdonarme, yo también te he tratado muy mal.

Jose: (Sonriente) Para mí está claro: te perdono, el enojo se queda en el pasado.

Amalia: Yo también te perdono.

(Se quedan un momento en silencio, como todo el que se reconcilia después de mucho tiempo de estar peleado y no sabe qué decir.)

Jose: ¿Vamos a ver el listado?

Amalia: Vamos.

(Se van juntas, reconciliadas y aliviadas.)

FIN

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *