Esta es una obra de teatro para 7 personajes, destinada a niños de entre 8 y 12 años. La misma intenta mostrarles de forma gráfica que los caminos o las vidas de las distintas personas, tienen características distintas.



Título: “Los caminos son individuales”

Autora: Silvina Carrasco

7 Personajes:

  1. Joven: Es una joven mujer de unos 25 años, tiene una actitud alegre y relajada.
  2. Hombre: Es un hombre de unos 30 años. De actitud antipática, arrastra con dificultad un equipaje pesado.
  3. Mujer: Mujer de unos 35 años. Camina con unos tacones muy altos que le hacen difícil avanzar.
  4. Adolescente 1: Es un adolescente de unos 15 años.
  5. Adolescente 2: Es una adolescente de unos 15 años.
  6. Hombre mayor
  7. Narrador: Voz en off que explica en qué consiste el juego de la vida.

ACTO ÚNICO

Personajes que intervienen en este acto: Joven, Hombre, Mujer, Adolescente 1, Adolescente 2, Hombre Mayor y Narrador.


Escenario: En el centro del escenario hay un círculo; todos los que llegan allí se comportan felices. Desde distintos puntos del escenario nacen caminos -que pueden estar marcados con cinta adhesiva de color en el piso-que confluyen en el círculo central. Los caminos son seis y cada uno tiene sus características: Camino 1, está lleno de flores y tiene un cómodo sofá y una mesita con una copa y un libro .Camino 2, tiene obstáculos que correr para poder pasar. Camino 3, está despejado. Camino 4 y Camino 5 se unen en un punto y luego vuelven a separarse. Camino 6, empieza en un punto, forma un círculo y luego desemboca en el círculo central.

Cada personaje está parado donde comienza su camino: Joven en Camino 1, Hombre en Camino 2,  Mujer en Camino 3, Adolescente 1 en Camino 4, Adolescente 2 en Camino 5 y Hombre mayor en camino 6.                                                                                                                                    A medida que Narrador vaya refiriéndose a cada uno, los actores desarrollaran su actuación mientras los demás permanecen quietos.

–Narrador: Hoy vamos a ver de qué se trata el juego de la vida. En este juego, todos los participantes intentan llegar a un mismo punto: el círculo central, el estado de felicidad. Aún así, no hay ganadores ni perdedores, solo personas intentando llegar a un mismo estado (Pequeña pausa) Para algunos, el camino es placentero…

(Joven camina alegre por su camino)

–Narrador: Estos participantes van disfrutando de todo el trayecto.

(Joven se sienta un momento en el sofá y bebe de la copa y mira el libro. Se para, avanza unos pasos más, toma una flor, la huele sonriente y sigue hasta el círculo central.)

–Narrador: Para otros, llegar al círculo es más difícil pues cargan con pesos pesados…

(Hombre empieza a arrastrar con dificultad su equipaje hasta toparse con el primer obstáculo de su camino. Se queda parado frente al obstáculo.)

–Narrador:… y a veces necesitan parar y descansar un tiempo hasta descubrir cómo seguir adelante. (Pequeña pausa) Hay personas que caminan con zapatos muy incómodos y aún así lo siguen intentando.


(Mujer avanza con dificultad intentando mantener el equilibrio en sus tacones)

–Narrador: Si no puedes  ponerte en los zapatos de los otros, no los critiques, solo ellos saben las dificultades que padecen.

(Mujer se queda quieta antes de llegar al círculo.)

–Narrador: Algunos caminos se unen…

(Adolescente 1 y Adolescente 2 caminan hasta el punto en el que se juntan sus caminos. Se abrazan.)

–Narrador:… y luego vuelven a separarse.


(Los adolescentes siguen sus caminos por separado. Adolescente 1 se queda quieto unos pasos más adelante del punto de encuentro y Adolescente 2 continúa hasta el círculo central)

–Narrador: Si prestamos atención, podemos aprender cosas buenas de todos los que se cruzan en nuestro camino.

(Hombre Mayor camina en círculo sin poder salirse de éste para llegar al círculo central.)

–Narrador: Otros participantes se han pasado gran parte de su vida repitiendo los mismos actos; pisando constantemente sobre sus viejas pisadas y sin poder encontrar una salida que los lleve al objetivo.

–Narrador: Al igual que estos personajes, todos buscamos llegar al círculo central, al punto de la felicidad, pero las condiciones son distintas para todos. Si una persona está de mal humor o no es amable, no la juzgues; quizás sus zapatos le molestan, quizás está muy cansada de cargar su equipaje, quizás no sabe cómo superar sus obstáculos o quizás no sabe cómo salir de sus viejas rutinas… Transita tu propio camino, decóralo como quieras, quita los obstáculos que no te sirvan, lleva el peso que decidas y lo más importante: recuerda que no puedes esperar que otras personas actúen como tú lo harías, pues cada una tiene que transitar su propio camino.

FIN 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *