Una obra corta de 6 personajes donde se demuestra la capacidad que tiene la seguridad en uno mismo de lograr cosas casi imposibles, y de lo fácil que es anularnos cuando tenemos muy poca confianza en lo que valemos y podemos hacer.

Título: «El sol y la Luna»

Autor: Clara Pérez

6 Personajes:

  1. Sol: muy seguro de sí mismo, capaz de lograr todo lo que se propone.
  2. Luna: Muy insegura de si, se deja convencer por el sol para ayudarlo en su propósito.
  3. Habitante 1: Sufre las consecuencias del acuerdo entre el sol y la luna.
  4. Habitante 2: Decide hablar con el sol y revertir el daño.
  5. Habitante 3: Miedoso y pesimista, no tiene confianza en el grupo.
  6. Habitante 4: Acompaña al grupo a convencer al sol.

Acto 1

Ambientación: El cielo en pleno atardecer.

Introducción: El sol y la luna se encuentran en pleno atardecer, ese momento en que el sol debe esconderse para que la luna comience a salir.

Sol: Hola luna, que flojera da esto, todas las tardes hacer lo mismo. Yo me oculto y tú sales.

Luna: Así debe ser sol, la gente espera que se haga de noche para descansar.

Sol: (Hablando con mucha convicción) No luna, que equivocada estás, mira, a la gente le gusto yo, soy la claridad, durante mi estadía pueden salir, trabajar, jugar, pasear. Soy quien les brinda los momentos más provechosos, además soy el rey sol. Todos me quieren.

Luna: (Sintiéndose insegura como siempre) ¿Tú crees sol?

Sol: (Siendo muy astuto) Claro ¿Tú que les traes? Al caer la noche la gente debe encerrarse en sus casas ¿Cuándo ocurren los robos, asaltos? En la noche. Todo se paraliza con tú llegada, no les haces ningún bien.

Luna: (Sintiéndose triste) No había pensado en eso, pero no sirvo para nada, sol.

Sol: (Aprovechando la inseguridad de la luna) Eso podríamos arreglarlo luna. Eliminemos el atardecer, no dejaré de brillar en todo el día, tú no saldrás y así la gente vivirá feliz bajo el sol, siempre.

Luna: (Decepcionada de ella misma) Hagámoslo de esa manera sol, tú tienes razón.

Acto 2

Ambientación: Una calle en la ciudad, con el sol en la parte de atrás muy brillante.

Introducción: los habitantes de la ciudad se reúnen preocupados por la situación.

Habitante 1: Esto es insoportable, necesitamos la noche, el sol ha cometido un gran abuso.

Habitante 2: Hablemos con el sol, vayamos hasta él y hagamos que nos devuelva la noche.

Habitante 3: ¿Hablar con el sol? Eso es imposible, además no nos haría caso.

Habitante 4: Nada nos cuesta probar, vamos ahora mismo.

Salen del escenario en busca del sol.

Acto 3

Ambientación: El sol muy brillante frente a los habitantes.

Introducción: Los habitantes se plantan frente al sol para exigirle que devuelva la noche.

Sol: Queridos habitantes ¿Qué los trae por aquí?

Habitante 1: Queremos hablar contigo y la luna

Habitante 2: (Comenzando a gritar fuerte) ¡Luna, luna, aparece!

Luna: ¿Qué sucede?

Habitante 3: Ya se molestó y no nos hará caso.

Habitante 4: ¡Ya calla! Que sí nos escucharán.

Habitante 1: Luna tienes que devolvernos la noche. No podemos continuar así.

Luna: ¿Pero para qué quieren la noche? Soy oscuridad, propicio los asaltos, tienen que encerrarse en su casa.

Habitante 2: Luna la vida es un ciclo. ¿Quién te dijo eso?

Luna: (Señalando al sol) él me lo dijo.

Habitante 4: Se valió de tu inseguridad. Sol hiciste trampa. Luna necesitamos la noche para descansar, para refrescar la ciudad, para mirar las estrellas, para que se terminen las horas de trabajo. Los dos son necesarios.

Luna: ¿En serio? Sol, lo siento, pero hoy habrá luna te guste o no. Pensé que no servía de nada, pero soy necesaria, así que devuélvenos la noche.

Sol: (Resignado) Bueno hice el intento, pero no funcionó. Está bien, a partir de hoy volverán a tener día y noche ¿Contentos?

Los habitantes arman una algarabía y comienzan a salir del escenario.

Sol: (Con algo de picardía) Luna. Si hubieses sido más segura, no te robo todas las noches que te robe.

Luna: Lo sé, pero no volverá a pasar. Ahora quítate, que es mi momento de trabajar.

El sol comienza a ocultarse y la luna a subir.

FIN

Ver más obras similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *